Colombia, segundo mejor país suramericano en el Índice Global de Innovación 2015

Colombia subió una posición con respecto al año anterior, cuando quedó 68 en el Índice Global de Innovación. Y aunque en el 2015 ninguna economía latinoamericana mejoró en materia de innovación de manera considerable en comparación con los países desarrollados, fueron Chile, Colombia y Costa Rica los que dieron ejemplo regional y van en dirección de superar sus resultados en relación con el PIB per cápita.

33En ese orden de ideas, Colombia y Costa Rica fueron las dos naciones de Latinoamérica y el Caribe que mejoraron en cinco o más pilares. Hay que tener en cuenta que el Índice Global de Innovación se valida de acuerdo a la capacidad de innovación de las naciones evaluadas, a través de siete pilares: instituciones, capital humano e investigación, infraestructura, desarrollo de mercado, desarrollo empresarial, conocimiento y tecnología y resultados creativos.

Colombia se superó a sí misma en la mayoría de esos ítems, con excepción del desarrollo de mercado, que fue el lunar negro pero; sin embargo, le bastó para ser la segunda mejor nación suramericana por detrás de Chile. No obstante, el nivel de los mejores países de Suramérica es lejano con respecto a Europa y Norteamérica.

El índice también revela que América Latina tiene grandes desafíos en materia de innovación, si desea disminuir la brecha que persiste con las economías del Primer Mundo. “Como Nación, vamos por buen camino: innovar es la clave para mejorar la competitividad y productividad a nivel regional, y por ende, debería convertirse en uno de los fundamentos de nuestra economía“, opinó el Ministro TIC, David Luna, al conocer el informe del Índice Global de Innovación.

La editorial CESA lanzó dos nuevos títulos bajo su sello

La Editorial CESA lanzó el pasado 12 de agosto, dos nuevos títulos editados por el profesor Édgar Vieira y que completan la Colección de Globalización e Integración de su catálogo de publicaciones.

COLOMBIAYCOREAEl primer título es “Perspectivas y Oportunidades de la Alianza del Pacífico” presentado a los sectores gubernamentales, académicos y empresariales por el Centro de Estudios sobre Globalización e Integración –CEGLI del CESA – Escuela de Negocios – de Colombia y el Centro de Estudios de Relaciones Internacionales – CERI de la Universidad del Desarrollo – UDD de Chile, con la participación de académicos de los cuatro países que la componen: Chile, Colombia, Perú y México. La Alianza del Pacífico tiene como objetivo construir un espacio ampliado de libre circulación de mercancías, servicios, capitales y personas, siendo un mercado potencial de más de 200 millones de habitantes de países que quieren formar parte de un mundo globalizado y con economías abiertas.

El segundo libro se titula “Colombia y Corea del Sur: hacia una Asociación Estratégica de Cooperación”, presentado por el Centro de Estudios sobre Globalización e Integración –CEGLI del CESA – Escuela de Negocios – y el Centro de Estudios Asia Pacífico – CEAP de la Universidad EAFIT. Corea del Sur es un país que ha logrado un impresionante desarrollo productivo y tecnológico en muy poco tiempo, con una capacidad de importación diez veces más grande que la colombiana. Es el primer país de Asia Pacífico con el que Colombia tiene un Tratado de Libre Comercio. Igualmente la cooperación entre los dos países va más allá de lo comercial, donde hay grandes posibilidades en educación y construcción de capacidades en el uso de Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) para innovar en educación.

Para mayor información lo invitamos a ingresar a www.editorialcesa.com, donde encontrará toda la información de estos títulos y otras novedades del sello editorial. Además podrá realizar la compra de forma fácil y segura.

CESA -Escuela de Negocios- excelencia en la formación de líderes y emprendedores éticos que transforman la sociedad.

Herramientas TIC, Big Data e Información, el tesoro preciado de las MiPymes

logo_principalPara las organizaciones actuales se hace necesario entender el negocio desde la visión de sus clientes, el uso de la información que genera cada empresa y el aprovechamiento de la misma con el apoyo de la tecnología, genera ventajas  de optimización real en el proceso de ventas, retención de clientes, reducción de costos o riesgos, aumento en ventas y mayores ingresos.

Para Algar Tech multinacional brasileña que integra soluciones TIC y BPO, usar modelos matemáticos ajustados a los negocios y aprovechar la información corporativa, ayuda a que las MiPymes puedan predecir sus ventas y generen una mayor demanda de audiencia, gracias al soporte de grandes volúmenes de datos e información, que permiten tener análisis predictivos y prescriptivos, para apoyar procesos de experiencia del cliente, generando como resultados: mayores ventas, aumento y satisfacción del cliente, retención de clientes, optimización de recursos en los procesos de ventas y atención al cliente, entre otros.

“El objetivo de Big Data es la utilización de datos para ofrecer resultados. Todo se inicia en la minería de los datos, sean datos estructurados como datos de clientes, productos, valor de compras, o desestructurados como por ejemplo los datos de la redes sociales, textos y voz; con el objetivo de traer análisis predictivos a través de algoritmos estadísticos para saber quiénes son los posibles clientes que van salir de su empresa, van comprar un producto, el ciclo de vida de sus clientes y mucho más, soportado por tecnologías e infraestructura  ya sea para pequeños o grandes volumen de datos”. Afirma Carlos Mauricio Ferreira Gerente Latam Algartech

El Valor de la información

Hace 20 años la información de las empresas era muy limitada, se guardaba en Kardex, en cuadernos y posteriormente en Excel o solamente accesible desde programas administrativos. Esto cambió gracias a las nuevas tecnologías, cada vez es más fácil obtener distintos datos de los clientes, proveedores, competencia, etc.

Igualmente la forma de hacer empresa ha cambiado gracias a las nuevas tecnologías, pero en especial a  internet. Este medio se ha convertido en un aliado donde se puede conocer todo tipo de información acerca del cliente, proveedor y competencia, ofreciendo un campo de negocio cada vez más amplio.

Muchas empresas, sobre todo las pequeñas y medianas, no han entendido la importancia de administrar y gestionar correctamente su información, creen que es muy costoso recolectar datos y sobre todo  explotarlos.

Actualmente en Colombia solo el 3% de las empresas, que buscan implementar procesos de comercio electrónico y negocios, usan satisfactoriamente estás herramientas virtuales, lo que demuestra la falta de conocimiento en el tema.

Caso de Éxito:

ALGAlgar Tech y Comprandofácil.co, firman acuerdo para traer soluciones tecnológicas a las MiPymes colombianas

Pensando en fortalecer las soluciones  del segmento MiPyme en Colombia; Algar Tech, multinacional brasileña que integra soluciones TIC y BPO, en búsqueda de mejorar los procesos de negocio de las Pymes, firma su alianza estratégica con la compañía colombiana ComprandoFácil.co.

Este acuerdo tiene como objetivo, ofrecer productos y/o soluciones TIC, a pequeños y medianos empresarios, desarrollando y fortaleciendo su negocio: en la relación con sus clientes, incrementando ventas,  gestión humana, entre otros, por medio de tecnología de punta y buenas prácticas que trae Algar Tech en su experiencia.

“En la actualidad un 95% de tejido empresarial que abarca el país son pequeños empresarios, por esta razón se apunta a que la unión con ComprandoFácil.co, mejoren y beneficien a un gran número de compañías, llegando a cumplir nuestra objetivo comercial en satisfacer a más de 1.000.000 de MiPymes colombianas finalizando el 2016” afirma Carlos Mauricio Ferreira Gerente Latam Algar Tech.

El derecho preventivo en los proyectos de mercadeo basados en tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC)

A continuación se expone un escrito producto de mis hallazgos, fundamentaciones, consideraciones y aportes para que el derecho aplique con claridad y de forma adecuada en los proyectos de mercadeo que se desarrollan por medio de tecnologías de la información y las comunicaciones (en adelante TIC).

Existe una incertidumbre acerca del régimen jurídico que aplica a las TIC. Para muchos las normas jurídicas que existen no son coherentes ni aplicables a esa nueva realidad digital y de convergencia tecnológica. Para otros es claro que existe un derecho aplicable a las TIC porque son un medio de comunicación y gestión, pero no un fin en sí mismo (es decir que no replantean el mundo, ni por lo tanto al derecho).

Para superar ese dilema es pertinente hacer una aclaración acerca de la forma en que el derecho aplica en los proyectos de TIC y posteriormente hacer unas reflexiones sobre la manera en que dichas normas se pueden cumplir de forma preventiva, idónea y eficaz.

Las TIC, poseen dos principales de modelos de gestión.

1En un primer modelo de gestión las TIC tienen un sentido instrumental conforme al cual sirven como un medio transaccional, pero no son un fin en sí mismo (que es lo que ocurre cuando sirven para publicar o intercambiar información pero no son transaccionales plenamente).

En un segundo modelo de gestión las TIC tienen un sentido finalista con base en el cual brindan una interface de interacción plena entre los sujetos y objetos involucrados en una relación comunicativa[1].

Para ambas clases de modelos de gestión, se han establecido unos principios jurídicos para darle pleno reconocimiento y validez jurídica y probatoria a las TIC. Estos principios (la mayoría están consagrados en la Ley 527 de 1999, en Colombia) son:

a). Principio de la equivalencia funcional: Hace referencia al reconocimiento de efectos jurídicos y probatorios a los soportes y medios digitales, dado que son equivalentes (no análogos) en sus funciones y efectos a los soportes y medios físicos tradicionales.

Por tanto, cuando una norma disponga que se debe cumplir con un determinado requisito, requisito concebido para los medios tradicionales, generador de efectos jurídicos[2], dicho requisito podrá ser satisfecho empleando medios, contenidos y soportes digitales (bien sea a nivel instrumental o finalista) siempre que se cumpla (no de manera idéntica -analógica-, sino equiparable) a cabalidad con el objeto, alcance, formalidades, sustancia y finalidad perseguida por dicha norma,

Es decir que lo relevante es que se cumpla con las formalidades y elementos esenciales y naturales que las normas establecen para un determinado acto, relación o negocio jurídico, aunque su forma de llevarlos a cabo emplee soportes y modelos logísticos distintos a los tradicionales.

Como se observa, las TIC deben someterse a las mismas prerrogativas, efectos, formalidades, funcionalidades, deberes, derechos y finalidades jurídicas que las que se han concebido (o conciban) para un acto o negocio jurídico que se desarrolle de forma física tradicional[3].

Esto permite que las actuaciones desarrolladas al interior de las tecnologías de la información y de las telecomunicaciones cuenten con seguridad, reconocimiento y validez jurídica.

Entonces lo que se debe hacer en cada proyecto de TIC es generar equiparaciones para cumplir con las formalidades, funcionalidades, y finalidades exigidas por las normas jurídicas creadas para los sistemas, actuaciones, medios y relaciones humanas basadas o logradas en átomos (es decir en medios físicos -tradicionales-) al interior de los sistemas, actuaciones, medios y relaciones humanas formadas, basadas o logradas en bits (es decir en medios digitales).

Esto se hace diseñando instrumentos de derecho preventivo a la medida de cada una de sus variables (por ejemplo: términos y condiciones de uso, políticas de protección de datos personales, contratos de licenciamiento del software, contratos de compraventa, contratos de prestación de servicios, contratos con los anunciantes, contratos con los aliados, contratos con los proveedores, protocolos jurídicos de seguridad de la información, manuales jurídicos de buenas prácticas para la protección al consumidor en medios digitales, entre otros).

Y si se acompaña lo anterior del empleo de medidas de seguridad técnica (como lo es el control de accesos a una plataforma) se potenciará el cumplimiento del derecho en las TIC. Ya que no solo se trata de contar con documentos sino de generar realidades tecnológicas y humanas que permiten vivir, sentir y disfrutar del derecho a través de medidas técnicas que cumplan con los deberes y derechos que sean aplicables en una respectiva plataforma y que estén consagrados en cada uno de los instrumentos de derecho preventivo que se creen e incorporen (por ejemplo si la política de protección de datos personales establece que los datos que se recolecten serán almacenados en servidores seguros, pues la medida técnica -es decir tener un servidor seguro- permitirá que dicha premisa jurídica sea una realidad mayor. O si en el manual de buenas prácticas de protección al consumidor se establece que no se le puede proyectar publicidad engañosa pues el hacer un video que acompañe un anuncio gráfico o textual permitirá que el consumidor comprenda mejor el mensaje y así será toda una experiencia de derecho preventivo constante y muy agradable-.

2b). Principio de la neutralidad tecnológica: Hace referencia a que las normas no pueden vincular la producción de efectos jurídicos a un entorno, contexto o tecnología específica[4].

Entonces existe plena aplicación, cobertura y amparo de las normas (sustantivas, procesales y probatorias) en una relación jurídica, sin distinción a la tecnología o procedimiento que sea empleado por sus intervinientes. Y en correlación a lo anterior, toda tecnología está sometida al derecho porque son simplemente medios y no fines en sí mismas -y siempre estarán sujetas a la soberanía y normatividad del Estado o Estados donde operen o causen efectos[5]-).

En complemento, este principio determina que las normas deben reconocer el resultado efectivo que brinda la tecnología[6], y no el medio tecnológico o modus operandi que se emplee (es decir que se debe atender al fondo y no a la forma. Se deben detectar y atender todos los efectos que genere una tecnología específica y según ello se determinará cuál es la normatividad que le aplica), para así brindar sobre el mismo una adecuada aplicación del derecho sustantivo y procesal, y un control por los presuntos vacíos legales, dado que si las normas son neutrales tecnológicamente el derecho no posee vacíos legales en las TIC, pues es cuestión de adaptar, mediante los presentes principios, su aplicación a este medio.

c). Principio de la prevalencia del derecho sustantivo preexistente: Hace referencia a que el derecho tradicional no debe modificarse, alterarse o desconocerse, sino precisamente prevalecer en su aplicación en los entornos digitales (en cualquier clase de proyecto de TIC).

La trayectoria de la ciencia jurídica ha establecido unas categorías y principios del derecho que son flexibles, transversales y dúctiles, aplicables a los diversos estadios, contextos y desarrollos de la humanidad indistintamente a la calidad de los sujetos, objetos (canales, medios, soportes, y entornos) y productos (bienes o servicios) que intervengan en una relación jurídica. Por ello, en cada proyecto de TIC aplicará la normatividad nacional, extranjera e internacional que le resulte vinculante según su modelo de operación y los efectos que cause.

Solo se deberán crear nuevas normas cuando los elementos normativos existentes resulten realmente insuficientes (y de hecho aunque una norma resulte insuficiente o ambigua en algún punto, aspecto o tema, los principios generales del derecho siempre aplicarán -por ejemplo el principio de buena fe aplicará a cualquier desarrollo de TIC, incluso en la teletransportación si se llega a crear-. Por lo tanto el derecho no está ni se quedará corto frente a las TIC).

d). Principio de la neutralidad de la red: Hace referencia a la facultad de intervención que poseen los oferentes de un proyecto de TIC (bien sea prestadores del servicio de acceso a internet, prestadores de servicios en línea, productores, proveedores o comercializadores, tanto de carácter público como privado) en relación al grado de control o libertad -permisividad- que le brindan a los usuarios sobre las actitudes, accesos y contenidos digitales (de audio, voz, imagen, texto, o sus combinaciones) que estos almacenan, transmiten, crean, emiten, comparten y en general gestionan por medio de sus redes, infraestructuras, plataformas, servicios y/o aplicaciones.

Este principio tiene dos vertientes (cosmovisiones -posturas-):

– Para algunos debe existir plena libertad en el tráfico de datos porque nadie tiene soberanía en la TIC y nadie puede alterar su navegación, operación y uso espontáneo (por ejemplo, para esta postura, la Internet nació como un proyecto y medio libre y no es válido limitar la interactividad sobre los datos que viajan por la red o sobre las actividades que se desarrollan al interior de la misma).

– Para otros debe existir un control previo sobre todo dato que viaje en un proyecto de TIC o sobre toda actuación que se desarrolle por este medio para así evitar los daños previsibles y mitigar los riesgos previsibles (por ejemplo, para esta postura, el administrador de una red social o de una app debe verificar el contenido de los datos y actividades que un usuario vaya a presentar a otro y solo permitirá su envío si no es ilegal -es decir si existe certeza que no se va a causar un daño o a generar un riesgo elevado de daño-).

Ambas visiones se encuentran limitadas y ajustadas en la teoría del abuso del derecho por medio de la cual no se podrá abusar del ejercicio del derecho a la libertad ni tampoco del ejercicio del derecho de control. Lo anterior debido a que el derecho de una persona solo puede llegar hasta donde inicia el derecho de otra persona y solo puede ser restringido un derecho cuando exista una orden oficial de carácter judicial o administrativo que así lo disponga.

Entonces en cada iniciativa se deberá generar un balance (proporcionalidad) entre libertad y control (restricción) según las variables que se encuentren presentes en cada proyecto de mercadeo soportado en TIC. Con base en su naturaleza, objeto y efectos se determinará como lograrlo de manera válida; si se trata por ejemplo si una aplicación que proyecta datos de menores de edad se exige se debe aplicar un mayor control o si por ejemplo se trata de un blog sobre el clima no existirá mayor control que el ordinario, y por ende se brindará más libertad.

4Ahora bien, para lograr un cumplimiento preventivo de las normas que sean aplicables a un proyecto de mercadeo desarrollado mediante las TIC se debe determinar la clase de plataforma, infraestructura, datos, contenidos, servicios, sector, territorio, y modelo de negocio de involucrado.

Es claro que el derecho aplica sin problema alguno en las TIC en virtud de los principios de validez jurídica previamente ilustrados. De esta forma la Ley 527 de 1999 es la norma base y, en complemento a ella, según cada modelo de negocio y de gestión involucrado aplicará su regulación sectorial.

Por tanto, en cada proyecto de mercadeo digital se deben crear instrumentos jurídicos de derecho preventivo a la medida de cada una de sus variables y de la normatividad que le sea aplicable según su naturaleza, objeto y efectos, por ejemplo (se reiteran algunos de los instrumentos señalados previamente cuando se ilustró el principio de la equivalencia funcional): términos y condiciones de uso; política de protección de datos personales; leyendas legales concretas, visibles y claras en cada pantalla que se le proyecte al usuario; manual jurídico de buenas prácticas del mercadeo digital; contratos a la medida de los negocios e intervinientes que se encuentren presentes en cada proyecto; manuales jurídicos de protección y gestión de la propiedad intelectual; códigos de conducta para la protección al consumidor; modelos jurídicos de seguridad de la información; capacitaciones jurídicas permanentes; sellos de confianza, marcas de certificación, retroalimentación y asesoría legal continua de las normas aplicables a los proyectos de mercadeo según el sector, usuarios, estrategias, y territorios involucrados, etc.

Entonces el problema del derecho no es de objeto sino de sujeto, porque el derecho si es completo y aplicable a cualquier desarrollo o asunto humano (por ejemplo las TIC), el problema es de las personas que lo desconocen, que no lo aplican sistemáticamente, o que no lo saben aterrizar a un caso concreto o variable específica (es una labor de creatividad con calidad y estrategia).

De esta forma la seguridad jurídica (y la confianza) en las TIC se logra a partir de la capacidad para diseñar soluciones e instrumentos de derecho preventivo en cada una de sus etapas de interacción con los usuarios.

Dichos insumos de derecho preventivo deben estar presentes desde la navegación en la herramienta (es decir en una relación extracontractual) hasta la realización de transacciones dentro de ella (es decir en una relación contractual si se trata de plataformas de empresas privadas o en la prestación de un servicio público si se trata de plataformas que cumplan alguna función pública).

Con ello se permite que en cada proyecto de mercadeo basado en TIC se cumpla con los deberes y derechos que consagre la normatividad general y especial que sea aplicable según cada caso por medio de una experiencia de usuario precisa, coherente, minimalista, idónea, creativa y fundamentada. Así las TIC se pueden diseñar, desarrollar, aprovechar y ejecutar con eficiencia, seguridad, confianza e innovación jurídica.

[1]     Por ejemplo iTunes es autosuficiente -finalista- pues tanto la plataforma como sus productos son naturalmente digitales e involucran de manera integral todo el proceso comunicativo entre las partes. Incluso creando aplicaciones comunicativas a la medida de los usuarios, dando paso a una innovación en la dinámica de un modelo de gestión determinado, o incluso generando un nuevo modelo de gestión desconocido en el estado del arte.

[2]     Tal como lo es el requisito jurídico de validez de las herencias realizadas mediante testamento en Colombia, consagrado en el Código Civil Colombiano, consistente en que un testamento debe constar en un documento físico original -es decir que conste en papel, sea el primero expedido, y sea el directamente creado por el testador- y poseer la firma manuscrita de su creador -testador-.

[3]     Equiparando funcionalmente el caso descrito sobre la herencia realizada mediante testamento, el requisito de documento físico puede ser satisfecho mediante un documento electrónico y el requisito de la firma manuscrita puede ser satisfecho mediante una firma electrónica.

[4]     V. gr. El nuevo estatuto del consumidor, Ley 1480 de 2011, aplica tanto en escenarios físicos como en escenarios digitales, pues resulta indiferente el medio empleado en una relación jurídica (lo relevante es proteger al consumidor en cualquier relación que tenga con una empresa, indistinto a como se desarrolle la relación). Inclusive, si el modelo de gestión es finalista se deben detectar, en virtud de la equivalencia funcional, los deberes y derechos existentes entre un modelo de gestión tradicional para igualmente exigirlos y aplicarlos en un modelo de gestión finalista (plenamente digital) para garantizar la seguridad jurídica pues no se debe distinguir,  alterar o limitar el derecho en razón a la tecnología y procedimiento que se encuentre involucrado -como lo es en el caso de YouTube donde si bien este es un modelo de gestión finalista, porque el consumidor no solo es adquirente de contenidos digitales sino que también puede ser un creador o gestor de contenidos digitales (por ello al consumidor se le denomina en estos modelos un PROSUMER, productor y consumidor de contenidos) esto no puede confundir a la ciencia jurídica, ya que en todo caso debe existir un derecho del consumo aplicable de una parte a la visualización (recepción) de contenidos y de otra parte a la generación (emisión) de contenidos, al ser dos momentos distintos e individualizables-.

[5]     Superando así la confusión y afirmación errónea que establece que el derecho posee vacíos legales en los modelos de gestión de las TIC, tanto instrumentales como finalistas, debido a que la tecnología es más ágil y dinámica que las normas escritas

[6]     Es decir que los datos y actuaciones desarrolladas digitalmente tienen como naturaleza y resultado el emitir contenidos de audio, voz, imagen, texto, o sus combinaciones entre sí. Siendo esto así, la neutralidad tecnológica permite que el derecho se enfoque es en el resultado (efectos) que cause un dato y una actuación efectuada digitalmente y no en su medio y forma de gestión (tecnología y forma de operación).

Por: Camilo Alfonso Escobar Mora©
Gerente General de Jurídia

Jurídia – Centro de Alta Formación en Derecho Preventivo de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones

www.juridia.co
Contacto: gerencia@juridia.co

SKY Telemedical, solución tecnológica que brinda asistencia médica a los usuarios desde el lugar en donde se encuentren

12_1Actualmente los servicios de urgencias y asistencia médica prioritaria en las diferentes entidades de salud, se han visto afectados por la saturación de personas que piden observación médica, sin llegar a tener ninguna solución y generar un descontento por los usuarios, por las interminables filas y esperas que tienen que hacer para recibir una atención digna.

Además del tiempo y el dinero que una persona invierte esperando atención médica en un servicio de urgencias, existe el riesgo que corre de contraer otro tipo de enfermedades y virus que están permanentemente en las salas de espera, teniendo en cuenta que tienen que permanecer de 5 a 8 horas.

“La gente ya está cansada de tener que esperar por un servicio que en la mayoría de los casos no está centrado en las necesidades de los pacientes, esto lleva a que se tengan indicadores de satisfacción muy bajos” afirma Esteban Velásquez, médico especialista y fundador de SKY Telemedical.

Actualmente los gastos en urgencias y consultas prioritarias ascienden a $ 1.1 billones al año. En promedio, las IPS cobran a los aseguradores entre 60 y 140 mil pesos por una consulta.

Velásquez, médico especialista: “El grueso de la población demandante de servicios médicos se encuentra en los centros urbanos, principalmente en las grandes capitales como Bogotá, Cali, Medellín y Barranquilla. Los grandes hospitales constantemente buscan la forma de cómo disminuir las colas y tratar de prestar mejores oportunidades y tiempos para acceder a servicios en salud”

Las innovadoras herramientas TIC, han desarrollado un sin número de soluciones que abarcan desde orientación 24 horas, hasta el beneficio de asistencia para que las familias de manera ilimitada puedan tener servicio de salud inclusivo, permitiendo atender a las personas desde el lugar en donde se encuentren.

SKY Telemedical, una solución tecnológica que permite brindar asistencia médica a los usuarios desde el lugar en donde se encuentren, habla de cómo tener una atención médica con las nuevas tecnologías, evitando salir de casa, reduciendo costos para las personas y las empresas convirtiéndose ante todo en un asesor de salud que da el servicio que todas las personas se merecen.

¿Cuáles son las principales ventajas de las plataformas TIC de salud?

Estas plataformas en salud como SKY Telemedical, evitan las congestiones de los servicios de urgencias, desplazamientos y tiempos de espera innecesarios.

La reducción de costos, aumento de utilidades y la satisfacción del usuario son algunas de las ventajas que pueden tener el paciente. A continuación se enumeran unas de las ventajas que las personas y aseguradoras podrán tener:

23_11.Reducción de costos:

1. Se pueden solucionar hasta el 75% de todas las consultas médicas que se realizan. Por este motivo, las EPS, gremios y aseguradoras pueden verse beneficiadas de no tener que pagar servicios tan costosos como las urgencias médicas o las citas prioritarias.
2. Se ajusta las tarifas de acuerdo al volumen de personas y frecuencia de utilización de los servicios.

2.Aumento de utilidades:

1.Permite aumentar la satisfacción de las personas con su plan de salud.
2.Puede llegar a los usuarios desde el sitio en donde se encuentren, aumentando de esta manera el rango geográfico de influencia.
3.Es inclusiva

3.Satisfacción del asegurado:

1.Servicio las 24 horas, los 365 días del año
2.Sin largas esperas para ver un médico
3.En cualquier sitio donde haya teléfono o internet
4.Sin desplazamiento innecesarios.
5.Sin estar en un sala de espera que puede ser nociva para la salud del paciente y acompañante.

Es así como por medio de diferentes formas de comunicación con el paciente (Teléfono, Videollamada, App Móvil), son el instrumento de salud con mayor satisfacción y eficiencia, que si se enfocan en brindar servicios médicos primarios de calidad, son una excelente solución para mejorar el acceso y la oportunidad en el sector salud colombiano.