Desmitificando a los millennials: cómo entender y alcanzar la ‘generación de los 30 billones de dólares’

Esta generación está madurando y sus hábitos no son los mismos de hace un par de años. En América Latina este grupo representa el 24% del gasto total de la canasta de consumo masivo, desde ahí inicia su importancia.

Nunca en la historia del marketing se ha hablado tanto sobre una generación como es el caso de los millennials. Las marcan creen conocerlos a profundidad: están ‘super-conectados’, despreocupados y se piensa que son egocéntricos, y esas suposiciones han impulsado las decisiones de marketing durante algunos años. Esto pudo ser cierto, pero el tiempo ha pasado y ellos han crecido; los miembros más viejos de la generación están por encima de los treinta años, así lo reveló un estudio de la división de consumo masivo de Kantar.

En América Latina, el 25% de las amas de casa tienen menos de 34 años. Lejos de estar libres de responsabilidades, tienen familias, hogares, carreras y preocupaciones económicas, y esto afecta lo que compran y cómo lo hacen.

“Es extremadamente importante que las marcas y los minoristas tengan una nueva comprensión -adecuada- de este segmento de consumidores. Una cuarta parte de la población de América Latina son millenials y representan el 24% del gasto total de la canasta de consumo masivo, equivalente a 30 billones de dólares”, explicó Andrés Simon, Country Manager de la división de consumo masivo de Kantar.

Nativos digitales por naturaleza

Si bien es cierto que están evolucionando en sus hábitos y costumbres, una cosa sigue siendo cierta; están conectados digitalmente todos los días a todo momento, especialmente en Brasil y Argentina. Nueve de cada diez usa un teléfono celular -en esto países- y es en promedio 5% más alto que en la región. Se conectan a las redes sociales varias veces al día, siendo Facebook, Instagram y YouTube los canales más populares.

Usan internet con mayor frecuencia para escuchar y descargar música y, lo que es más importante, para visitar los sitios web de las marcas en búsqueda de información sobre los productos. Esto significa que las compañías deben estar presentes y listas para interactuar, conquistar y venderle a los millennials de manera online (redes sociales y páginas web).

Este de estilo de ‘vida conectado’, les ha dado confianza: quieren hacer las cosas a su manera y jugar según sus propias reglas. Esperan que los productos, servicios y experiencias de marca se adapten a ellos; simplemente no responden a un enfoque único para todos. También exigen un mayor nivel de servicio. Las compañías deben satisfacer sus demandas de personalización y eficiencia a través de ofertas individualizadas o altamente diferenciadas.

Familias numerosas, bajos ingresos

Gran parte de los millennials en Latam tienen niños pequeños, ya que ocho de cada diez hogares tienen hijos, en comparación de la media de seis de cada diez hogares. Asimismo, la mitad de esos padres tienen dos o más hijos. Los niños y las responsabilidades mueven sus principales preocupaciones, prioridades y decisiones de compra.

Es de resaltar, que dos tercios de estos hogares son de bajos ingresos, en comparación con el 56% en todos los grupos demográficos. La mitad de ellos se las arreglan con un solo ingreso, ya que el 50% de las amas de casa no realizan trabajo fuera del hogar, y esto es aún más alto en Argentina, Brasil y México. Del 50% de las amas de casa que tienen un trabajo remunerado, solo el 27% labora tiempo completo.

Sus principales aspiraciones son comprar una casa e invertir en la educación de sus hijos. Para lidiar con esas presiones y alcanzar sus metas, necesitan encontrar formas de equilibrar sus presupuestos.

Una de las soluciones que ha encontrado es disminuir sus visitas a restaurantes y pedir menos domicilios, eligiendo cocinar en casa para ahorrar dinero y llevando los almuerzos preparados al trabajo. Otra característica del ‘hogar millennial promedio, es cocinar al menos cuatro días a la semana, dedicando alrededor de una hora a esa tarea, lo que significa que quieren comidas tradicionales que sean rápidas de preparar.

El principal cocinero suele ser la ama de casa, pero los esposos cocinan un 50% más que el promedio de toda la población latinoamericana, por lo que las marcas deberán estar dirigidas a los hombres.

Menos frecuencia de compra

Sus presiones tienen un impacto directo en el consumo de la canasta de consumo masivo. De todos los datos demográficos de los compradores, ellos tienen la capacidad más baja para hacer frente a las variaciones de precios que resultan de la inflación.

Es así como tienen el gasto anual más bajo de la canasta de consumo masivo de todos los grupos de compradores: 8% menos que la población general de Latam. También son el único segmento que contrajo su gasto en 2018 versus el 2017; gastaron 3.1% menos que el año anterior.

Además, su frecuencia de compra disminuyó en 4.6%, cercano al promedio de la población general de -4.1%. También están comprando menos artículos y artículos más baratos, cambiando a marcas económicas y buscando promociones.

Formatos y opciones de ahorro

Respecto a su dinámica en cuanto a canales de compra, los millennials están recurriendo a formatos de tiendas emergentes debido a los ahorros que pueden lograr. Las tiendas de alta frecuencia y los formatos de descuento es donde las familias de bajos ingresos gastan la mayor parte de su presupuesto. También están haciendo más compras en las hiperbodegas, debido a las ofertas promocionales: el valor compartido que posee este canal aumentó de 6.4% en 2017 a 7.2% en 2018.

Por su parte, hipermercados y supermercados son los principales canales utilizados por los consumidores de mayores ingresos. El valor compartido aumentó de 45.3% en 2017 a 46.2% en 2018. También tienen un promedio de compra en hiperbodegas más alto que la media general, gastan 10.9% de su presupuesto allí, versus el 8.4% del resto de la población, siendo una tendencia que sigue aumentando año tras año.

“En general, las marcas y minoristas deben ser conscientes de que la visión que tienen de la generación puede estar desactualizada. Muchas de estas personas ahora están haciendo malabares para alcanzar las metas, esperanzas y sueños familiares con un presupuesto reducido. Deben ajustar su visión de quiénes son, reconociendo la línea que existe entre los hogares de ingresos altos y bajos. Solo así podrán apuntar, alcanzar y comprometer con éxito a este grupo de vital importancia ya en los días de hoy”, concluyó Simon.

No hay transformación digital sin foco en el cliente

Por: *Ivan Preti, arquitecto de soluciones de Zendesk

Cuando hablamos de Transformación Digital, y sus primeros pasos, es difícil no mencionar empresas como Uber, Airbnb y Netflix. Todas ellas tienen en común la estrategia de poner al cliente en el centro del negocio, darle más poder en las relaciones y en las definiciones del futuro del mercado. Hoy, en estas empresas, el cliente es escuchado, y ha dejado claro que no quiere comprar solo productos, también valora las experiencias y los servicios.

Como consecuencia de este modelo nuevo y exitoso, hasta las empresas más tradicionales se están acercando al mundo digital, ya sea a través de partnerships, o creando ambientes propios para el fomento de la innovación. Ellas están buscando entender y adaptarse (o replicar) a la mentalidad presentada por las startups. Si estamos seguros de que la Transformación Digital es un camino sin retorno, también debemos reconocer que, para aquellas organizaciones que no nacieron digitales, el proceso puede ser más largo, debido al tamaño, y complejidad de su estructura. Por lo tanto, cada paso debe cumplirse, no hay atajos.

La preocupación por la experiencia del cliente tiene que ser uno de los principales pilares y formar parte de la cultura de la empresa en todos los niveles, empezando por el CEO y llegando al resto de la organización. Cuando reconocemos que hubo una inversión de poder en la relación entre marcas y consumidores, queda claro que el proceso de transformación digital pasa necesariamente por un cambio en el modo de tratar al cliente.

Según los datos del estudio de Zendesk Customer Experience Trends 2019, En los últimos cinco años, la satisfacción del cliente ha bajado un 2.2 por ciento, de 94.6 por ciento en 2013 a 92.5 por ciento en 2018, disminuyendo casi un punto porcentual completo solo en el último año.

Al mismo tiempo, las expectativas de los clientes siguen aumentando. Casi la mitad de los clientes encuestados (46 por ciento) dijeron que sus expectativas son más altas que hace un año.

Datos integrados y experiencia Omnichannel

Las empresas que son nativas digitales generalmente poseen sistemas operativos modernos, ya trabajan con la nube, las API y la inteligencia artificial. Sin embargo, la mayoría de las compañías tradicionales que actúan en todavía utilizan sistemas antiguos, rígidos ​​y de lenguaje propietario. Según el Foro Económico Mundial de 2019, menos del 10% de los modelos de negocios son viables en el mundo digital. Por otro lado, siete de las diez empresas más valiosas (Amazon, Apple, Alibaba, Microsoft, etc) y el 70% de los startups unicornios -que valen 1.000 millones o más, operan en plataformas digitales.

Las consecuencias de las infraestructuras desfasadas son, por ejemplo, áreas desconectadas y que no intercambian información entre sí de manera eficiente, y eso se refleja directamente en la forma de atención al cliente. Hoy, el proceso de contacto entre empresas y clientes suele ser muy estresante y repetitivo, cada vez que se abre  un reclamo, el consumidor necesita contar su historia, una y otra vez aunque ya lo haya hecho en otra ocasión.

Aproximadamente el 70% de los clientes encuestados por el estudio de Zendesk esperan que los equipos de soporte colaboren para que no tengan que repetir la misma información cuando entran en contacto con las empresas por diferentes canales. Por eso, las empresas necesitan trabajar de forma efectiva para administrar información de los clientes en todos los momentos y puntos de contacto, garantizando así un historial continuo de la experiencia del cliente, lo que llamamos Omnicanalidad.

Sistemas Integrados

Antes de contratar nuevas tecnologías sin un objetivo claro, es necesario romper los silos y garantizar que los sistemas de información estén conectados y listos para esa transformación. Cuando un agente de atención logra acceder a toda la información del cliente a través de un único sistema, la conversación se vuelve más fluida y la resolución de problemas es aún más ágil. Con sistemas integrados, conseguimos hacer que los tickets sean resueltos un 21% más rápido, además de ahorrar hasta un 35% del tiempo de los clientes en tener que esperar respuestas a sus preguntas.

Otro beneficio es que ese intercambio de información entre sistemas pasa a ser una vía de doble mano. Con todos los datos disponibles, las áreas de marketing, por ejemplo, logran analizar feedbacks de los clientes y evitar errores, como ejemplo, no enviar una campaña de un producto con el que el cliente tuvo problemas. O evitar hacer una oferta de nueva compra, antes incluso que anterior haya sido recibida. Por otro lado, también pueden ser más predictivos y anticipar las necesidades de los clientes con el envío de campañas proactivas basadas en su historia y sus datos.

El perfil del consumidor ha cambiado, es cada vez más exigente y digitalizado. Y las empresas tienen que estar preparadas para atender a las nuevas demandas. La transformación digital es un camino sin retorno, tanto en la oferta de productos, como en los procesos de relación con los consumidores.

Estudio sobre la generación Z revela: no hemos educado a una generación de robots

Los miembros de la generación Z son expertos en tecnología, pero se preocupan de no tener las habilidades interpersonales necesarias y anhelan tener más interacción humana. Aun así, los profesionales con más experiencia temen que los nativos digitales los desplacen.

La generación Z está llegando a la fuerza de trabajo y trae con ella una mentalidad que da prioridad a la tecnología y que impulsará los negocios aún más hacia la era digital, además de profundizar la división entre cinco generaciones en el lugar de trabajo. Según una investigación global dirigida por Dell Technologies, los miembros de la generación posmilenio, nacidos después de 1996 y conocidos como la generación Z, tienen una comprensión profunda y universal de la tecnología y su potencial para transformar la forma en la que trabajamos y vivimos.

“Es prácticamente un hecho que estos nativos digitales tienen habilidades avanzadas de tecnología y ciencia de datos, pero lo que es sorprendente es el nivel de madurez digital que aportan al lugar de trabajo”, dijo Jenn Saavedra, vicepresidenta ejecutiva de Recursos Humanos en Dell Technologies. Ven la tecnología no solo como una herramienta para permitir el progreso humano, sino también como un medio para nivelar el campo de juego. Eso es algo increíblemente visionario”.

La encuesta se realizó a más de 12.000 estudiantes de secundaria y universitarios en 17 países y revela la perspectiva de la generación más joven sobre la tecnología y los futuros empleos. En especial:

  • El 98% ha usado la tecnología como parte de su educación formal.
  • El 91% dice que la tecnología que ofrece un empleador sería un factor determinante para elegir entre ofertas de empleo similares.
  • El 80% desea trabajar con tecnología de punta; de ellos, el 38% se interesa en carreras profesionales de TI, el 39% desea trabajar en ciberseguridad y el 46% aspira a tareas de investigación y desarrollo de tecnología.
  • El 80% cree que la tecnología y la automatización crearán un entorno de trabajo más equitativo, dado que evitarán los prejuicios y la discriminación.

Un abrumador 89% reconoce que estamos entrando en la era de la asociación entre humanos y máquinas. El 51% de los encuestados cree que los humanos y las máquinas trabajarán como equipos integrados, mientras que el 38% ve a las máquinas como herramientas para que las personas las usen según sea necesario.

Los nativos digitales transforman la fuerza de trabajo: el 80% de la generación Z aspira a trabajar con tecnología de punta y más de un tercio se interesa en las carreras profesionales de TI.

Falta de experiencia y posibles desavenencias generacionales

Si bien la mayoría de los miembros de la generación Z confían en su destreza técnica, también se preocupan por tener las habilidades interpersonales y la experiencia que los empleadores buscan. El 73% califica sus conocimientos tecnológicos como buenos o excelentes y el 68% dice que tiene habilidades de codificación por encima del promedio. Un dato aún más revelador es que el 77% está dispuesto a ser el mentor de un compañero de trabajo mayor que tenga menos experiencia con la tecnología. Sin embargo, casi todos los recién graduados (el 94%) tienen algunas inquietudes sobre el futuro empleo.

  • Solo alrededor de la mitad (el 57%) califica su educación como buena o excelente en cuanto a la preparación para su trayectoria profesional.
  • El 52% confía en que tiene las habilidades técnicas que los empleadores buscan, pero no necesariamente las habilidades no técnicas.

Al mismo tiempo, los profesionales de alto nivel están preocupados de que los superen y de que la mayoría de las funciones de liderazgo en el futuro estén a cargo de los nativos digitales. De acuerdo con una investigación anterior de Dell Technologies, el 87% de los líderes de negocios temen que sus organizaciones tengan dificultades para ofrecer igualdad de oportunidades a distintas generaciones.[1]

Actualmente, con hasta cinco generaciones en el lugar de trabajo, los negocios deben ayudar a los trabajadores a encontrar aspectos en común mientras se esfuerzan por crear una cultura que priorice la tecnología digital. Los equipos multidisciplinarios con habilidades complementarias pueden fomentar el intercambio de conocimientos y un nuevo enfoque para la resolución de problemas. Las pasantías, los programas de rotación y otras oportunidades de desarrollo para el inicio de la trayectoria profesional pueden ayudar a los jóvenes profesionales a adquirir experiencia y a desarrollar habilidades interpersonales en el trabajo. Además, los programas de tutoría inversa pueden mejorar las competencias técnicas en toda la organización con el liderazgo de la generación Z.

“En Draper, prosperamos gracias a la colaboración multidisciplinaria. Es normal que reunamos a expertos militares, científicos espaciales y estudiantes de universidades de la zona para resolver algunos de los desafíos más complejos del mundo”, comentó Mike Crones, director de TI de Draper. “En estas situaciones, el estudiante proporciona una perspectiva única para el desarrollo de soluciones. Muchas de las tecnologías en las que trabajamos son altamente interactivas y la generación Z aporta un enfoque curioso, con el usuario como protagonista; una perspectiva que, de otra forma, quizá no consideraríamos”.

Expertos en tecnología, pero preocupados por sus habilidades interpersonales: el 77% de los miembros de la generación Z desean ofrecer ayuda como mentores técnicos en el trabajo; sin embargo, el 94% se preocupa por contar con las habilidades y la experiencia adecuadas.

El factor humano

Aunque han interactuado con los dispositivos electrónicos prácticamente desde que nacieron y han crecido con los medios sociales, los miembros de la generación Z anhelan una mayor interacción humana en el lugar de trabajo.

  • La comunicación en persona (el 43%) es el método preferido para comunicarse con los compañeros de trabajo, seguido por el teléfono (el 21%), las aplicaciones de mensajería y los mensajes de texto en el último lugar.
  • El 75% espera aprender de sus compañeros u otras personas en el trabajo, no en línea.
  • El 82% dice que los medios sociales pueden ser una herramienta valiosa en el lugar de trabajo.
  • Más de la mitad (el 53%) prefiere ir a un lugar de trabajo en lugar de trabajar desde casa, y el 58% prefiere trabajar como parte de un equipo en vez de hacerlo de manera independiente.

“La buena noticia es que no hemos educado a una generación de robots. Estos jóvenes profesionales son brillantes y curiosos, y están ansiosos por interactuar y aprender de los demás. Crecieron en un entorno educativo de colaboración, con frecuencia dirigido por los estudiantes, y llevan esas mismas expectativas al lugar de trabajo”, dijo Maribel Lopez, asesora estratégica y analista del sector tecnológico en Lopez Research. A pesar de que la comunicación en persona no siempre es posible en el lugar de trabajo moderno actual, las tecnologías permiten que las personas colaboren tanto en el mundo físico como en el virtual”.

Cobb agregó: “En última instancia, aquellas organizaciones que creen una fuerza de trabajo en la que se respalde a todas las generaciones prosperarán en la era de las asociaciones entre humanos y máquinas. Una fuerza de trabajo integrada es una fuerza de trabajo empoderada, una que puede ayudar a las organizaciones a transformar y triunfar en el futuro digital”.

Cinco generaciones en el lugar de trabajo: las empresas deben ayudar a los trabajadores a encontrar aspectos en común.

Recursos adicionales


Acerca del estudio

Dell Technologies encargó este estudio y una firma de investigación independiente lo llevó a cabo. De agosto a septiembre de 2018, Dimensional Research realizó una encuesta en línea a los estudiantes que asistían a la escuela secundaria y niveles superiores en 17 países alrededor del mundo. La encuesta se tradujo a 12 idiomas y más de 12.000 personas de entre 16 y 23 años la completaron. El estudio es uno de los más grandes de su tipo y tiene como fin recopilar datos concretos acerca de las actitudes y las opiniones actuales sobre la tecnología y el lugar de trabajo entre los estudiantes de la generación Z que ingresarán a la fuerza de trabajo en los próximos años.

[1] De cara al 2030, Dell Technologies, enero de 2018

Dell Technologies revela su reciente estudio sobre la generación Z con buenas noticias: no hemos educado a una generación de robots

Los miembros de la generación Z son expertos en tecnología, pero se preocupan de no tener las habilidades interpersonales necesarias y anhelan tener más interacción humana. Aun así, los profesionales con más experiencia temen que los nativos digitales los desplacen.

La generación Z está llegando a la fuerza de trabajo y trae con ella una mentalidad que da prioridad a la tecnología y que impulsará los negocios aún más hacia la era digital, además de profundizar la división entre cinco generaciones en el lugar de trabajo. Según una investigación global dirigida por Dell Technologies, los miembros de la generación posmilenio, nacidos después de 1996 y conocidos como la generación Z, tienen una comprensión profunda y universal de la tecnología y su potencial para transformar la forma en la que trabajamos y vivimos.

“Es prácticamente un hecho que estos nativos digitales tienen habilidades avanzadas de tecnología y ciencia de datos, pero lo que es sorprendente es el nivel de madurez digital que aportan al lugar de trabajo”, dijo Jenn Saavedra, vicepresidenta ejecutiva de Recursos Humanos en Dell Technologies. Ven la tecnología no solo como una herramienta para permitir el progreso humano, sino también como un medio para nivelar el campo de juego. Eso es algo increíblemente visionario”.

La encuesta se realizó a más de 12.000 estudiantes de secundaria y universitarios en 17 países y revela la perspectiva de la generación más joven sobre la tecnología y los futuros empleos. En especial:

  • • El 98% ha usado la tecnología como parte de su educación formal.
  • • El 91% dice que la tecnología que ofrece un empleador sería un factor determinante para elegir entre ofertas de empleo similares.
  • • El 80% desea trabajar con tecnología de punta; de ellos, el 38% se interesa en carreras profesionales de TI, el 39% desea trabajar en ciberseguridad y el 46% aspira a tareas de investigación y desarrollo de tecnología.
  • • El 80% cree que la tecnología y la automatización crearán un entorno de trabajo más equitativo, dado que evitarán los prejuicios y la discriminación.

Un abrumador 89% reconoce que estamos entrando en la era de la asociación entre humanos y máquinas. El 51% de los encuestados cree que los humanos y las máquinas trabajarán como equipos integrados, mientras que el 38% ve a las máquinas como herramientas para que las personas las usen según sea necesario.

Expertos en tecnología, pero preocupados por sus habilidades interpersonales: el 77% de los miembros de la generación Z desean ofrecer ayuda como mentores técnicos en el trabajo; sin embargo, el 94% se preocupa por contar con las habilidades y la experiencia adecuadas.

Falta de experiencia y posibles desavenencias generacionales

Si bien la mayoría de los miembros de la generación Z confían en su destreza técnica, también se preocupan por tener las habilidades interpersonales y la experiencia que los empleadores buscan. El 73% califica sus conocimientos tecnológicos como buenos o excelentes y el 68% dice que tiene habilidades de codificación por encima del promedio. Un dato aún más revelador es que el 77% está dispuesto a ser el mentor de un compañero de trabajo mayor que tenga menos experiencia con la tecnología. Sin embargo, casi todos los recién graduados (el 94%) tienen algunas inquietudes sobre el futuro empleo.

  • • Solo alrededor de la mitad (el 57%) califica su educación como buena o excelente en cuanto a la preparación para su trayectoria profesional.
  • • El 52% confía en que tiene las habilidades técnicas que los empleadores buscan, pero no necesariamente las habilidades no técnicas.

Al mismo tiempo, los profesionales de alto nivel están preocupados de que los superen y de que la mayoría de las funciones de liderazgo en el futuro estén a cargo de los nativos digitales. De acuerdo con una investigación anterior de Dell Technologies, el 87% de los líderes de negocios temen que sus organizaciones tengan dificultades para ofrecer igualdad de oportunidades a distintas generaciones.[1]

Actualmente, con hasta cinco generaciones en el lugar de trabajo, los negocios deben ayudar a los trabajadores a encontrar aspectos en común mientras se esfuerzan por crear una cultura que priorice la tecnología digital. Los equipos multidisciplinarios con habilidades complementarias pueden fomentar el intercambio de conocimientos y un nuevo enfoque para la resolución de problemas. Las pasantías, los programas de rotación y otras oportunidades de desarrollo para el inicio de la trayectoria profesional pueden ayudar a los jóvenes profesionales a adquirir experiencia y a desarrollar habilidades interpersonales en el trabajo. Además, los programas de tutoría inversa pueden mejorar las competencias técnicas en toda la organización con el liderazgo de la generación Z.

“En Draper, prosperamos gracias a la colaboración multidisciplinaria. Es normal que reunamos a expertos militares, científicos espaciales y estudiantes de universidades de la zona para resolver algunos de los desafíos más complejos del mundo”, comentó Mike Crones, director de TI de Draper. “En estas situaciones, el estudiante proporciona una perspectiva única para el desarrollo de soluciones. Muchas de las tecnologías en las que trabajamos son altamente interactivas y la generación Z aporta un enfoque curioso, con el usuario como protagonista; una perspectiva que, de otra forma, quizá no consideraríamos”.

Los nativos digitales transforman la fuerza de trabajo: el 80% de la generación Z aspira a trabajar con tecnología de punta y más de un tercio se interesa en las carreras profesionales de TI.

El factor humano

Aunque han interactuado con los dispositivos electrónicos prácticamente desde que nacieron y han crecido con los medios sociales, los miembros de la generación Z anhelan una mayor interacción humana en el lugar de trabajo.

  • • La comunicación en persona (el 43%) es el método preferido para comunicarse con los compañeros de trabajo, seguido por el teléfono (el 21%), las aplicaciones de mensajería y los mensajes de texto en el último lugar.
  • • El 75% espera aprender de sus compañeros u otras personas en el trabajo, no en línea.
  • • El 82% dice que los medios sociales pueden ser una herramienta valiosa en el lugar de trabajo.
  • • Más de la mitad (el 53%) prefiere ir a un lugar de trabajo en lugar de trabajar desde casa, y el 58% prefiere trabajar como parte de un equipo en vez de hacerlo de manera independiente.

“La buena noticia es que no hemos educado a una generación de robots. Estos jóvenes profesionales son brillantes y curiosos, y están ansiosos por interactuar y aprender de los demás. Crecieron en un entorno educativo de colaboración, con frecuencia dirigido por los estudiantes, y llevan esas mismas expectativas al lugar de trabajo”, dijo Maribel Lopez, asesora estratégica y analista del sector tecnológico en Lopez Research. A pesar de que la comunicación en persona no siempre es posible en el lugar de trabajo moderno actual, las tecnologías permiten que las personas colaboren tanto en el mundo físico como en el virtual”.

Cobb agregó: “En última instancia, aquellas organizaciones que creen una fuerza de trabajo en la que se respalde a todas las generaciones prosperarán en la era de las asociaciones entre humanos y máquinas. Una fuerza de trabajo integrada es una fuerza de trabajo empoderada, una que puede ayudar a las organizaciones a transformar y triunfar en el futuro digital”.

Cinco generaciones en el lugar de trabajo: las empresas deben ayudar a los trabajadores a encontrar aspectos en común.

Recursos adicionales


Acerca del estudio

Dell Technologies encargó este estudio y una firma de investigación independiente lo llevó a cabo. De agosto a septiembre de 2018, Dimensional Research realizó una encuesta en línea a los estudiantes que asistían a la escuela secundaria y niveles superiores en 17 países alrededor del mundo. La encuesta se tradujo a 12 idiomas y más de 12.000 personas de entre 16 y 23 años la completaron. El estudio es uno de los más grandes de su tipo y tiene como fin recopilar datos concretos acerca de las actitudes y las opiniones actuales sobre la tecnología y el lugar de trabajo entre los estudiantes de la generación Z que ingresarán a la fuerza de trabajo en los próximos años.

[1] De cara al 2030, Dell Technologies, enero de 2018