Ya vienen los centennials, ¡conózcalos!

Aunque se han realizado bastantes reflexiones sobre los ‘millennials’, la generación cuyo trabajo y consumo han movido el mundo durante los últimos años, su hegemonía, más pronto que tarde, dejará de ser el objeto central de los estudios de mercadeo.

Por:  LUIS DANIEL VARGAS M.
Twitter: @vamoluda

Los centennials han crecido bajo la sombra de sus mayores, adoptando algunos de los elementos que los definen, pero también convirtiéndolos en propios y en parte de su proceso de expresión.

Decir que los millennials son cosa del pasado o el rey muerto de la historia reciente del mercadeo puede ser exagerado; sin embargo, el lugar de privilegio que hasta hoy han ocupado se encuentra amenazado por sus sucesores naturales, la nueva generación, los pacientes príncipes
que esperan el momento perfecto para acceder al trono.

Tampoco es posible desconocer que en este relato existen varios aspirantes al puesto de rey, o más bien, un príncipe llamado de varias formas: se conoce como generación Z a los nacidos entre 1995 y 2005, pero también se ha acuñado el término centennials para referirse a las personas que han nacido a partir de 1997.

Bajo esta perspectiva, solo los nacidos durante los dos primeros años del periodo en el que se inscribe la generación Z están por fuera
de los centennials; algo así como millennials tardíos o una generación de transición.

A fin de evitar confusiones y desde una perspectiva democrática, en donde se apela a las mayorías, los centennials son, en principio, quienes ocuparán el espacio que poco a poco irán dejando los nacidos entre 1981 y 1995: los millennials.

Como en muchas historias de sucesión, los centennials han crecido bajo la sombra de sus mayores, adoptando algunos de los elementos que los definen, pero también convirtiéndolos en propios y en parte de su proceso de expresión.

Aunque aún son jóvenes o apenas han alcanzado la mayoría de edad en algunas latitudes, los integrantes de esta generación se perfilan desde ya como una gran fuerza que hará redefinir los elementos que hoy hacen parte de las campañas de mercadeo y de muchas
otras dinámicas sociales.

Debido a esto, los centennials están cobrando cada vez más relevancia en términos de concepción del mundo, hábitos y relación con el entorno. Como en muchos otros casos y temas, es mejor estar preparados para el sacudón, porque aunque parezca lejano, este relevo generacional está a la vuelta de la esquina.

¿Quiénes son los centennials ?

Si los millennials han logrado aprender una gran variedad de tareas a partir de tutoriales en línea, los centennials actúan permanentemente bajo esta lógica, y por medio de un dispositivo conectado a la red, han adquirido conocimientos prácticos de manera natural y constante.

Si bien es cierto que la delimitación temporal da luces acerca de las características de los miembros de esta generación, no es un elemento suficientemente claro para definir a un grupo de personas. Pese a la globalización y a los elementos culturales que confluyen gracias a esta, es importante tener en cuenta que más allá de la fecha de nacimiento existen factores fundamentales, como el contexto, que definen la personalidad, creencias y hábitos de cada individuo.

Ya existen estudios que tienen como propósito desarrollar estrategias para atraer la atención de estos nuevos monarcas, y en esa labor han perfilado a los centennials, logrando cierto consenso en algunas de las características fundamentales de estos jóvenes.

Aunque gran parte de los millennials nacieron en un mundo conectado a internet, donde el teléfono celular es el principal medio para relacionarse en el plano digital, los nacidos a partir de 1997 son la primera generación que prácticamente vino al mundo con un dispositivo
móvil bajo el brazo.

De acuerdo con Manpower- Group, los centennials son una generación muy ligada a la tecnología (son 100% nativos digitales), dominan
completamente las redes sociales y el mundo digital en general.

Esta condición no permite diferenciar a unos de otros; sin embargo, genera comportamientos que de otra manera no serían factibles, como una alta propensión a la capacitación autónoma. Si ya los millennials han logrado aprender una gran variedad de tareas a partir de tutoriales en línea, quienes pertenecen a la generación de los centennials actúan permanentemente bajo esta lógica, y por medio de un dispositivo conectado a la red, han adquirido conocimientos prácticos de manera natural y constante.

Y justamente lo práctico es un elemento fundamental dentro de la forma de actuar de los nacidos después de 1997. Para ellos, tanto el camino como el resultado son importantes pero lo es más que la relación entre estos elementos se mantenga en equilibrio.

Este es uno de los principales rasgos que distinguen a los sucesores de los actuales reyes y el factor decisivo a la hora de crear para ellos estrategias de relacionamiento.

Centennials vs. Millennials

Los centennials creen que el éxito puede ser cuantificado en seguidores y en el impacto que se logre con cada una de las acciones realizadas en el ámbito digital y en el análogo.

Quizá no sea fácil entender el comportamiento de esta nueva generación en un primer acercamiento, por lo tanto, resulta oportuno conocer qué los diferencia de los millennials, para llegar a ciertas conclusiones que permitan mayor claridad frente a esta nueva realidad.

De acuerdo con un estudio publicado por Kantar Futures Company, firma a la que se le atribuye la creación del término centennials para identificar a la nueva generación, existen seis aspectos fundamentales que diferencian a estos de los millennials y que condicionan su comportamiento y sus hábitos.

Estos factores tienen que ver más con la manera en que estos jóvenes conciben el mundo y sus dinámicas, lo cual determina muchas de las lógicas bajo las que actúan y se relacionan.

¿Libertad o protección? Internet ha sido una gran revolución en la sociedad, pues ha permitido que todo aquel que posea un dispositivo conectado a la red tenga acceso al mundo. Esto, además de otra serie de factores, produjo en los millennials una constante búsqueda de libertad,  a tal punto que esta adquirió un enorme valor.

Pero además de esta característica, el mundo en línea también cuenta con gran vigilancia, lo que redefine el concepto de privacidad, algo con lo centennials han crecido y con lo que se muestran cómodos. Para ellos, la protección es un elemento fundamental y de gran importancia.

¿Comercio electrónico o comercio colaborativo?Los de la generación reinante vieron muchos cambios y nacimientos, entre estos el del comercio electrónico. Este se ha convertido hoy en día en una dinámica habitual, incluso, en ciertos contextos, es una alternativa real a los modelos de comercialización tradicionales.

Por su parte, los jóvenes centennials hacen uso del comercio para expresar su visión del mundo; usan los canales electrónicos como herramienta para promover los productos que ellos mismos crean y para conseguir los que sus contemporáneos han elaborado. Se valora la individualidad de los productos sobre la masificación de antaño.

¿Dinero o impacto? Todos persiguen el éxito, pero este se entiende de manera muy diferente en cada generación. Para los millennials, alcanzar la meta se relaciona en gran medida con un ascenso económico y profesional, mientras que para los nacidos después alcanzar las metas se relaciona en gran medida con un ascenso económico y profesional, mientras que para los nacidos después de 1997, el tema es un asunto de reconocimiento e influencia.

Los centennials no creen que el éxito sea necesariamente medible en dinero, sino que se trata de algo más práctico, que puede ser cuantificado en seguidores y en el impacto que se logre con cada una de las acciones realizadas tanto en el ámbito digital como en el análogo.

¿Ambición o realismo? Gracias al auge de la red, al éxito de muchas empresas digitales y a las grandes cifras logradas al auge de la red, al éxito de muchas empresas digitales y a las grandes cifras logradas por negocios como las redes sociales, entre otros aspectos, quienes nacieron entre 1981 y 1995 son seres con ambiciones y metas muy altas, lo que genera tendencias que apuntan al mercado de lujo.

Pero quienes serán el centro de atención del mercadeo tienen una visión diferente. Estos jóvenes crecieron en un mundo en recesión económica, lo cual ha generado que sus expectativas profesionales sean más acordes al contexto y, sin ser conformistas, valoren más la realidad y sus características.

¿Lucha o creación? El deseo de libertad y éxito de los millennials ha producido, junto con otros factores, que ellos sean propensos a organizarse y luchar contra los elementos de la sociedad con los que no están de acuerdo.

Los más jóvenes buscan otro camino. En lugar de entrar en la dinámica del enfrentamiento, crean nuevas maneras, nuevos sistemas que les permitan plasmar sus creencias.

¿Fuerza o pragmatismo? La generación de los millennials considera la fuerza personal como un elemento muy valioso, debido, en gran parte, a la importancia que dan a la libertad y a la lucha que han emprendido para lograr el éxito.

En contraste, y aunque librarán sus propias batallas, los centennials poseen una visión práctica del mundo, en donde la fuerza empleada para cualquier tarea debe tener equilibrio con las demandas que plantea la sociedad.

Con la coronación de los centennials como monarcas de la sociedad, gracias a su fuerza laboral y consumo, se prevé múltiples revoluciones, que van desde lo político hasta lo económico.

Los retos del cambio generacional

Cuando se modifica algo en el sistema en el que participa un gran número de personas, es importante poder adaptarse a lo nuevo y generar procesos en los que el cambio se vea como una dinámica constante y necesaria para la evolución.

Con la coronación de los centennials como monarcas de la sociedad, gracias a su fuerza laboral y consumo, se prevé múltiples revoluciones, que van desde lo político hasta lo económico.

De acuerdo con Carina Friguglietti, gerente de mercadeo de Meta4, el hecho de que los jóvenes nacidos a partir de 1997 sean más realistas y pragmáticos hace que tengan un uso más racional de los recursos, y en consecuencia, sean más responsables al momento del consumo.

En este sentido, los retos para el mercadeo son varios y de gran envergadura. Sin embargo, también lo son las oportunidades, las cuales, gracias a la temprana conciencia que se ha generado en torno a la nueva generación, podrán ser aprovechadas para conseguir grandes beneficios tanto para las empresas como para el resto de la sociedad.

Esta es una historia que hasta ahora comienza, un relevo que apenas se ve venir en el horizonte. El príncipe aguarda su coronación y no queda más que prepararse y desear larga y próspera vida al que será el nuevo rey.

 

 

 

 

 

 

 

México es el país con mayor consumo de video en América Latina

comScore presenta en México los resultados de Futuro Digital 2017, una investigación que mide las principales tendencias de consumo de los usuarios en todo el continente.

El informe observa que México es el país con mayor consumo de video en América Latina (alrededor de 280 minutos mensuales por usuario), seguido por Chile (270 minutos) y Argentina (240 minutos). Las cifras fueron obtenidas con la herramienta Video Metrix y corresponden al mes de junio de 2017.

Por otro lado, el reporte confirma el crecimiento en México de los dispositivos móviles en la preferencia de los usuarios, así como también de las conexiones multiplataforma. El 76% de los usuarios digitales mexicanos son multiplataforma o móviles, mientras que el porcentaje asciende a 93% en el caso de los millennials (usuarios entre 15 y 24 años).

A su vez, el consumo general de minutos móviles creció más del 400% en México entre  2016 y 2017.

En relación al uso de Desktop o dispositivos de escritorio, México ocupa el sexto lugar en el promedio de minutos por usuario, detrás de Argentina, Brasil, Uruguay, Chile y Colombia.

“El móvil es el medio de mayor proyección en el país, así como también a escala mundial. A esto debemos sumar el gran poder del video como herramienta audiovisual en los contenidos y las inversiones publicitarias. Es muy probable que estas tendencias crezcan a medida que los millennials sigan incorpándose en la población adulta, aunque también el Dekstop persiste como una plataforma muy importante en América Latina”, agregó Iván Marchant, Vicepresidente de comScore en Perú, México y Centroamérica.

Para descargar el informe completo Futuro Digital 2017, por favor ingrese en el siguiente link: 

http://www.comscore.com/lat/Insights/Presentations-and-Whitepapers/2017/2017-LATAM-Digital-Future-in-Focus

 

Descubre lo esencial para tu hogar con Samsung

Samsung presenta una nueva campaña para los productos de Línea Blanca de la compañía, enfocada en el público joven y creada por el equipo de Marketing de América Latina. Esta apuesta publicitaria, que inicia este mes, pretende posicionar a la compañía como un líder en los mercados de neveras, lavadoras y aires acondicionados, debido a su relevancia en la vida diaria de las personas.

La campaña -que llega simultáneamente a los mercados de Colombia, Brasil, Argentina, Chile, Perú, Bolivia, Centroamérica y México- cuenta la historia de un novio que intenta, en medio de las pequeñas tareas de lo cotidiano pedir a su novia matrimonio.

“Nuestro objetivo es comunicar, de forma auténtica y dentro de la realidad del joven latinoamericano, que las tecnologías de Samsung son relevantes para su vida diaria y han sido desarrolladas para satisfacer sus necesidades. Los millennials son modernos y quieren estar siempre al tanto de cómo las tecnologías influyen de manera positiva a sus vidas y al mundo”, afirma Ana Carolina Leme, gerente de Marketing de Samsung para América Latina.

Más valor y más tiempo en la vida de las personas

La campaña producida por Isobar junto a O2, y dirigida por Paulo Caruso, muestra cómo el consumidor Samsung conoce, gracias a sus innovaciones tecnológicas, que la compañía no es solo una marca líder en smartphones y televisores, sino que también hace presencia en el mercado de electrodomésticos con productos que facilitan la vida diaria.

“El objetivo de esta campaña es presentar cómo los beneficios sin precedentes e intrínsecos de estos productos, pueden agregar valor y tiempo a la vida de las personas. Nuestro consumidor tendrá la oportunidad de decir: “ahora que sé que existen, no quiero vivir sin ellos”, explica Ana Carolina.

América Latina, un mercado en crecimiento

Globalmente Samsung registró en el primer semestre de este año, un aumento de 12% en las ventas de la línea blanca en relación con el mismo período de 2016. Para 2017, la meta de ventas globales es alcanzar los 15 mil millones de dólares en la categoría y para 2022, la empresa tiene como meta hacer parte del Top Of Mind en el segmento de Línea Blanca en América Latina.

Los “millennials mutantes” en el planeta marketing

Llegaron hace poco. Los millennials irrumpieron en este tiempo y prometen someterlo aprovechando el poder de sus “mutaciones”. Han puesto en jaque al mercadeo que, apenas, está hallando los métodos para entenderlos.

Por: Amado Hernández
@poeta70

Los demás empezaron a ver que ellos eran diferentes. Ocurrió al principio. Aquella “mutación” en sus manos era un rasgo que se percibía de un vistazo. Sí, las manos. Estaban dotadas de una extensión rectangular y plana que, para asombro de los mirones, irradiaba una aureola fluorescente sobre sus rostros en estado de abducción, según sus poses.

Resultaba inevitable no fijarse en ellos ¿Alienígenas? ¿Androides con piel de humano? Se les veía en los buses, en los taxis, en el metro, en una reunión, en una fiesta… Nuca encorvada, igual la espina dorsal, como si se delineara el caparazón de una tortuga de mar. Ojos en estado de hipnotismo y dedos tamborileando sobre el cristal ¡Qué coreografía! Tecleo de prestidigitador azuzado por el afán, poseído por el hábito de una generación que aparece para invadir y colonizar su tiempo y su espacio.

“La de los millennials es la primera generación de nativos digitales y, por lo tanto, se caracterizan por un dominio total de la tecnología. Su vida es móvil y su principal puerta de entrada a la red es la pantalla de su teléfono. Es una relación casi simbiótica, el móvil es una prolongación de su propio cuerpo. La ansiedad los invade si lo olvidan en casa –monofobia– o si se quedan sin batería”, ilustra para M2M el investigador español Antoni Gutiérrez-Rubí, quien este diciembre presenta su libro: ¿Cómo ven los millennials ecuatorianos el mundo? Exploración cuantitativa y cualitativa sobre los millennials latinoamericanos, realizado por encargo de la Fundación Telefónica de Ecuador.

Smartphone, la mutación en la mano. Es como si por evolución le naciera una falange adicional a cada dedo. Y con esta mu tación, provista por la tecnología, toda una nueva forma de comportamiento que hoy está en pleno furor. Estos “mutantes”, al parecer, se han adueñado del mundo. Y lo regirán en las décadas próximas. Tal vez, hasta que se dé otro vuelco generacional, un cisma económico o cuando haya un nuevo embate de la tecnología.

“Hay algunas discrepancias sobre cuándo empieza y termina la generación millennial, también llamada generación Y, generación del milenio, generation we, etc. Pero, más o menos,  incluye a los nacidos entre 1982 y 1998, lo que equivale al rango de 18 a 34 años. De acuerdo con la Organización Iberoamericana de la Juventud, los millennials representan el 26 % de la población mundial, de los cuales más de 80 millones están en Estados Unidos y 50 millones en Europa. En cuanto a Latinoamérica, el porcentaje todavía aumenta: el 30 % de la población de la región es millennial, según se calcu a en un informe de PayPal”, cita el escritor.

Metamorfosis

Los que hoy tienen más de cuarenta años de edad han apreciado con alucinación esta metamorfosis en la generación que los sucede: los millennials. Los cuarentones y  cincuentones, como el Gregorio Samsa de Kafka, se alelan no contemplándose a sí mismos, sino contemplando a la nueva “especie”. Una imagen bastaría: “Al despertar… hallábase echado sobre el duro caparazón de su espalda, y, al alzar un poco la cabeza, vio la figura convexa de su vientre oscuro, surcado por curvadas callosidades…”.*

La metamorfosis, el simbolismo kafkiano que retrata la mu tación psicológica y cognitiva del hombre sometido por su propia naturaleza, y la de la especie a la que pertenece, quizás sirva como símil para dar cuenta, desde un ángulo opuesto, de los cambios que ha propiciado el nuevo milenio bajo el influjo de los avances tecnológicos en las comunicaciones, desencadenando de paso nuevas conductas y percepciones del ser humano frente al mundo y la vida. Su fusión siamés con el dispositivo móvil, en especial, hace de los millennials una generación de vínculos, de tráfico, gestión y dominio de la información como soporte de sus decisiones. También de liderazgo, emprendimiento y protagonismo.

“Son extremadamente sociales. Según el último reporte de Global Web Index, el 91 % había visitado una red social en el último mes; y, un par de años antes –2014 –, la última encuesta global de Telefónica mostraba que el 88 % de los millennials latinoamericanos tenia, por ese entonces, al menos un perfil activo. Las redes sociales no son, para ellos, solo un medio de comunicación, sino una parte constitutiva de su vida social”, explica Gutiérrez-Rubí.

Es otra visión del mundo. Al paradigma del metamorfoseado Gregorio Samsa: abrumado, exhausto, atrincherado en su habitación, envuelto en su caparazón de “insecto”, símbolo de una desesperanza degenerativa, intensificada por las imprecaciones de su entorno, sustentado en un deber ser viciado, podría anteponerse el perfil psicológico del millennial.

“Los millennials son optimistas, especialmente los latinoamericanos. Creen en un mejor porvenir y piensan conseguirlo por sus propios medios, aunque su futuro es bastante más incierto de lo que era para sus antecesores. Muestran una alta dosis de ambición personal que los lleva a asumir altos riesgos, a veces sin capacidad de medir sus consecuencias”, describe Gutiérrez-Rubí,  experto además en nuevas tendencias en los ámbitos político, social y empresarial. Y completa: “Son soñadores. Son muy exigentes. Con las empresas, con sus compañeros de trabajo, con la política formal, consigo mismos, con todo. Estos altos niveles de exigencia, sumados a diferentes episodios de decepción, los ha vuelto desconfiados”.

Mutaciones ejemplares

Quien tiene el teléfono tiene el poder. El móvil como prolongación del cuerpo. Y como extensión de la mente. ¡Qué paradoja! Ahora, el millennial se ha adueñado de lo que antes era pertenencia exclusiva de las marcas: la información. En cierta forma, estas han dejado de ser las dueñas del target, para convertirse en propiedades de este.

“Con los millennials, como consumidores, pasa algo parecido. Tienen mucho conocimiento de que lo más importante para las marcas son ellos y, con el crecimiento de las redes sociales tienen en cuenta que su voz ahora tiene mucho recorrido. Por eso son más exigentes con las marcas: porque tienen todas las herramientas para serlo, tienen la sartén cogida por el mango. Las marcas deben ahora cambiar su comunicación y sus mensajes, interactuar con los usuarios y, sobre todo, serles útiles. Una marca que ofrece contenido útil a sus usuarios es una marca que los va a ganar a largo plazo”, explica a M2M el social media manager Carlo Farucci, de la agencia española InboundCycle (www.inboundcycle.com).

Interacción. Las marcas están obligadas a salir de su habitáculo para asistir al encuentro que les proponen estos mutantes, los millennials. Las que se asuman como marcas de “clausura”, al estilo monje, podrían firmar su fin. “Las marcas intentan ir a buscarlos donde los millennials pasan la  mayor parte de su tiempo: internet y redes sociales. En el último tiempo, con el crecimiento de Snapchat, hemos visto cómo muchas marcas se preocuparon por entender la red y experimentar con esta. Por ejemplo, la compañía norteamericana de comida rápida, Chipotle, acaba de lanzarun espectáculo semanal que se emite únicamente por Snapchat”, ejemplifica Antoni Gutiérrez, también articulista y autor de diversos libros.

La estrategia debe replantear sus prioridades. La gestión de la información es clave, según aconseja Gutiérrez-Rubí: “Antes de intentar atrapar o conquistar, las marcas necesitan comprender mejor a este nuevo consumidor, que es mucho más complejo y exigente. Quieren entenderlo y así poder anticipar sus comportamientos de consumo. La gestión inteligente de la información, tanto la estructurada–aquella proveniente de transacciones y de datos con un formato concreto–, como la no estructurada –redes sociales, navegación– o la basada en la localización, ofrece un gran potencial para mejorar muchos procesos de toma de decisiones estratégicas y avanzar en innovación, productividad y competitividad”.

Kafka, un simbolismo que podría salvar el mercadeo. El millennial como el protagonista de La metamorfosis, urge de llamados. “Llegó el padre a su vez y, golpeando ligeramente su puerta, llamó: ‘Gregorio, ¡Gregorio! ¿Qué pasa?’ Esperó un momento y volvió a insistir, alzando algo la voz: ‘Gregorio, ¡Gregorio!’ Mientras tanto, detrás de la otra hoja, la hermana lamentábase dulcemente:‘Gregorio, ¿no estás bien? ¿Necesitas algo?’”* ¡Vaya paralelo! ¿Cómo dar el toc toc en la puerta sin que el mu tante intuya que será engañado o utilizado?

“A través del marketing digital, sobre todo el marketing de contenidos y el marketing en  redes sociales se puede crear un gran vínculo entre el usuario y la marca. Ya hemos visto en muchas ocasiones cómo los usuarios dan ideas para crear un nuevo producto –por ejemplo, Dunkin’ Donuts creo que fue el que les dejaba crear una nueva dona y elegir el ganador a través de votación– o sus experiencias o puntos de vista para crear un documento o contenido sobre un tema concreto”, ilustra Farucci.

“Los millennials están formados y por lo tanto pueden aportar mucho a nuestras marcas. Normalmente lo harán de una forma totalmente voluntaria, pero siempre se les puede animar ofreciéndoles algo a cambio”, sintetiza el experto de InboundCycle, Diamond Partners de HubSpot.

Toc toc sin poesía

Abducción, hipnotismo. La pantalla debe irradiar el mensaje de la seducción. Sus luces ahora tienen que difuminar, más que el espectáculo de la fluorescencia, contenidos que marquen las neuronas. El millennial exige, más que metáforas, tonos directos y convincentes, según lo afirmado por Madelyn Martínez Moya, directora de Mercadeo Corporativo y Soluciones Financieras en Centro Cuesta Nacional, durante el XIV Congreso The Future of the Advertising (FOA), realizado en República Dominicana en octubre reciente, a propósito del panel Marcas a la caza de los millennials al estilo Pokemón Go.

“No se dejan llevar fácilmente porque tú le pongas una publicidad con mucha poesía”, afirma Martinez Moya sobre los millennials.

“Quieren la verdad y así mismo tienen que ser las marcas”, sugiere. “Se trata de una generación auténtica, práctica, no entiende mucho de teoría. Le gusta la verdad”, sentencia. Apunta que si bien una significativa parte de ellos no es acaudalada, sí tiene poder adquisitivo. Compran, pero no son fáciles de persuadir.

Abducción no alienígena. Ese doblar de nuca en dirección de la pantalla, gesto inequívoco de seducción, tiene causas propias que van más allá de una superficie plana sembrada de íconos en iridiscencia. “Una estrategia de aproximación interesante es el content marketing. En un escenario de infoxicación, con un promedio de 3.000 impactos publicitarios por día, las marcas ya no están en disposición de hacer un monólogo homogéneo y conseguir audiencia. Más bien deben conversar con sus consumidores y ofrecerles contenido útil y de calidad, personalizado y segmentado, disponible en multidispositivos y que pueda ser fácilmente compartido, a través de una gran variedad de canales”, advierte Gutiérrez-Rubí.

En esta misma línea se manifiesta Farucci: “Sí que creemos que el marketing de contenidos es una de las mejores fórmulas para seducir a los  millennials. Sobre todo si lo cruzamos con el marketing en redes sociales. Generar contenido interesante y de calidad para ellos va a hacer que te valoren y se hagan seguidores de tu marca por mucho tiempo. Además, a través de estas herramientas también puedes implicarlos en la creación de nuevos productos, de contenidos o de cualquier cosa que se te ocurra”.

Además de mensajes expresados con claridad y creatividad, hay otra manera de impactar: “El marketing de influencers. Esto es la utilización o complicidad de líderes de opinión en las estrategias de comunicación de las compañías”, señala el escritor español.

*KAFKA, Franz. La metamorfosis. Alianza Editorial, Madrid. 1975

 

Para el 2020, los millennials representarán el 50% de la fuerza de trabajo

La disrupción digital está redefiniendo los modelos de negocios, la manera cómo evolucionan los mercados y la relación con los clientes, así lo informó el presidente de Level 3 Colombia S.A., Luis Carlos Guerrero, quien a su vez dio a conocer que el 40% de las personas que usan las redes sociales compran en línea e indagan sobre la calidad del producto que van a adquirir y ha hecho una compra usando un smartphone.

Para Guerrero, el aumento de personas que adquieren productos de manera digital debe ser un llamado a los empresarios e industriales tradicionales a adaptarse a las nuevas tecnologías sin dejar a un lado la estrategia con el único objetivo de capturar y llegarle a los clientes de manera competitiva e innovara. “El mundo de antes implicaba gastar mucho dinero para tecnología. En el 2000 para una organización lo que significaba casi un millón de dólares, hoy la empresa invierte unos miles de dólares. La tecnología trasformó el mundo y eso hay que aprovecharlo”.

Dentro de los retos más importantes que debe tener una organización en la nueva era digital son: el manejo de la seguridad, ya que es muy fácil hoy en día hacerle daño a una compañía y hacerlo viral; siempre hay que asegurarse que las redes estén operando las 24 horas del día y los 7 días de la semana; y por último, alinear la estrategia con el negocio.

Para el 2020, los millennials, van a representar el 50% de la fuerza de trabajo global y se espera que para el 2025 representen el 75%; y según Guerrero, el 25% de los actuales empleos desaparecerán en los próximos 10 años. Es por esta razón, que es tan importante la automatización en las organizaciones con el objetivo de estar a la vanguardia del mundo globalizado, donde las empresas están obligadas a sobrevivir.

Según datos estadísticos de la Cámara de Comercio de Bogotá, el 93% de las organizaciones en Colombia son pequeñas y medianas, de las cuales únicamente el 10% sobrepasa los 5 años de vida productiva y uno de los factores que interviene en el cierre de las compañías es la falta de innovación y sistematización en sus procesos.

La era digital, es una nueva forma de ver el mundo y con los avances tecnológicos se busca reducir los costos de operación, mejorar la prosperidad organizacional e impulsar la innovación sobre todo en movilidad y comunicaciones. “Las comunicaciones se convierten en lo más importante del mundo web. Vemos empresas pequeñas medianas y grandes donde el CEO unifica lo que piensa con el responsable de la informática y este se alinea con la estrategia organizacional”.

Luis Carlos Guerrero, presidente de Level 3 Colombia

Según el estudio 360° realizado por la Cámara de Comercio, la tendencia es que la información de las empresas cada vez se hace más pública, cifras, datos, ya que esto permite que las organizaciones puedan tener una comunicación global y expandir sus productos o servicios. Esto mismo fue declarado por Luis Carlos Guerrero en el foro 3C de Transformación Digital, y concluye que cada vez se buscan que los mercados sean trasparentes por medio de las redes sociales y todo lo digital y esto hace parte fundamental de los negocios. “Se hace comunicación en tiempo real, la comunicación se vino con todo y el software para los procesos interviene en todo”.

La organización Level 3 Colombia S.A., subsidiaria de Level 3 Communications, es una multinacional estadounidense líder en Network Management, recibió por cuarta vez consecutiva la certificación de calidad internacional ISO 9001:2008 por sus servicios de administración y gerenciamiento. Actualmente esta compañía tiene como objetivo proporcionar eficacia a la empresa en red y seguridad en protección de datos.