Marketing Jurídico, la apuesta para revolucionar el mercado legal en Colombia

El marketing jurídico, que en países europeos cada vez toma más fuerza, puede impactar potencialmente al mercado legal colombiano, pues significa la redefinición de los bufetes, que permite reconocerlos no como una oficina más, sino como una empresa prestadora de servicios que usa todas las herramientas de gestión y mercadeo para captar y fidelizar clientes, a través del branding y la comunicación, al mismo tiempo que crecen y expanden su negocio rentable y sosteniblemente. 

Si bien el mundo está atravesando una cultura digital cada vez más dinamizada que pretende consolidar ecosistemas empresariales sostenibles, llega a las firmas de abogados el Marketing Jurídico, una tendencia que representa ser el nuevo camino para optimizar las estrategias legales.

Este modelo profesional significa la redefinición de los bufetes, pues permite reconocerlos no como una oficina más, sino como una empresa prestadora de servicios que usa todas las herramientas de gestión y mercadeo para captar y fidelizar clientes, a través del branding y la comunicación, al mismo tiempo que crecen y expanden su negocio rentable y sosteniblemente.

En España y en otros países de Europa, el Marketing Jurídico es una tendencia que cada vez es más demandada en Latinoamérica. Por su parte, en Colombia no es muy conocida y debería ser una oportunidad para modernizar el mercado legal, ya que, según el Centro de Estudios de Justicia de las Américas, se dice que Colombia es un país de abogados y se estima que existen cerca de 280.000 tarjetas profesionales, siendo el segundo país del mundo con 6 más abogados por cada cien mil habitantes, después de Costa Rica.

‘Esta tendencia la podemos asociar como una filosofía empresarial que pretende transformar los despachos tradicionales en marcas de valor para clientes y sus stakeholders. Además, es una herramienta de gestión empresarial que optimiza la toma de decisiones a través de la identidad digital y estrategia de marca’. Asegura David Lizarazo, abogado y socio de la firma Lizarazo & Álvarez.

En este orden de ideas, el Marketing Jurídico se convierte en una estrategia personalizada que además de ofrecer una asesoría y una consultoría jurídica a los clientes, brinda también un plan de comunicación y mercadeo como: acompañamiento y ejecución de eventos, relaciones públicas, publicaciones nacionales e internacionales, auditoría de marca, investigación y recopilación de datos, aumento del valor de la marca, monitorización de datos, entre otras acciones para posicionar y mantener el reconocimiento de la calidad de todos los servicios legales que promete una firma de abogados.

‘‘El Marketing Jurídico se ha ido transformando en un medio para ‘enamorar’ al cliente. Esta nueva tendencia estratégica llega para cambiar la visión del abogado, esta figura profesional ya no puede considerarse sólo como un apoyo para solucionar las coyunturas y adversidades personales o jurídicas, sino como una figura que piensa en satisfacer las necesidades de los clientes a través de una estrategia 360° ‘‘, concluye Lizarazo.