Consumo de los hogares colombianos da síntomas de mejoría

Durante el año varios gremios que representan a los diferentes comercios han manifestado los impactos negativos que trajo el aumento del IVA de 16% al 19% en el consumo de los colombianos. Ahora, parece que la situación empieza a mostrar señales de mejoría. Así lo evidencia un estudio de Kantar Worldpanel, empresa global experta en el desarrollo de investigaciones sobre las compras reales de los hogares, el cual indicó que en agosto el volumen de compra en el país volvió a ser positivo después de tres meses que estuvo negativo.

Según el análisis, el volumen de compra de agosto de este año se estableció en +1% comparado al mismo mes del año anterior, volviendo a cifras positivas. En julio fue de -4%; junio de -3% y mayo de -4%. También hubo una leve mejoría en la frecuencia de compra de los colombianos.

Si bien es cierto que los datos muestran pequeños progresos, aún los colombianos son cautos a la hora de hacer sus compras y han buscado alternativas para cuidar su bolsillo. Es por esto que las marcas propias han logrado conquistar el 13% de participación en la canasta de consumo masivo para los primeros meses de 2017. Para el mismo periodo del año anterior la participación de marcas propias era de 10%. Los alimentos y los lácteos son los productos que mayor participación tienen en esta categoría:

Al respecto, Andrés Simon, country manager de Kantar Worldpanel recalcó: “Dado que los hogares han sentido el impacto en su presupuesto, ellos han modificado sus dinámicas de compra y, por ejemplo, le están abriendo un espacio mayor a las marcas propias que ofrecen los distintos canales de compra del país. Hoy en día, seis de cada diez hogares están comprando una marca propia, y lo están haciendo en un promedio de cada 20 días, es decir, al menos una vez al mes”.

El alcance de las marcas propias es más grande en las cadenas de descuento, con 69% de participación. Las hiperbodegas también están conquistando un espacio para este tipo de marcas, donde ya tienen 20% de participación, creciendo 2% comparado al mismo período del año anterior.

Hogares colombianos más cautelosos a la hora de comprar

Kantar Worldpanel, empresa global experta en el desarrollo de investigaciones sobre las compras reales de los hogares, presentó el estudio Consumer Insight del primer semestre del año, en el que se evidencia cómo los colombianos han sido cuidadosos a la hora de hacer compras y han empezado a adquirir los productos que necesitan, en la cantidad estrictamente necesaria.

“El aumento de IVA desde comienzo del año ha afectado económicamente a los hogares. En Bogotá por ejemplo hemos encontrado una notable contracción del consumo, sin embargo, ciudades como Medellín y algunas del caribe colombiano, se ha generado un aumento del mismo. Para el segundo semestre de 2017 e inicios de 2018, se espera que la estimulación económica por parte del gobierno con los ajustes necesarios, haga que la situación en el consumo mejore”, expresó Andrés Simon, Country Manager de Kantar Worldpanel.

Otro de los hallazgos de este estudio, hace referencia a cómo los precios promedio de los productos aumentaron, impactando el volumen y la frecuencia de compra. El volumen quedó estable en comparación con el primer semestre de 2016 y la frecuencia tuvo una variación de -1%, teniendo en cuenta el mismo periodo de tiempo, es decir que los consumidores fueron menos veces a los puntos de venta y gastaron más dinero para mantener el volumen en la canasta familiar.

¿Cómo están las ciudades?

Bogotá se convirtió en un caso particular, pues la ciudad le impide a la canasta de consumo masivo crecer por la fuerte afectación del desempleo. Hasta junio de este año, 1 de cada 10 bogotanos en edad económicamente activa están desempleados, lo cual trae repercusiones marcadas. El precio promedio de los productos en la capital del país tuvo un incremento de 6%, generando contracciones en la frecuencia de compra y en el gasto promedio en -1%.

La canasta más afectada en la ciudad ha sido la de las bebidas, con una caída de 14% en el volumen, en esta se encuentran productos como: té líquido, jugos industrializados, gaseosas, refrescos en polvo, cervezas, agua y café.

Medellín, Oriente y Centro son las regiones que mantienen el consumo positivo, con crecimiento en volumen de 8%, 6% y 4% respectivamente, siendo los crecimientos más grandes en la canasta de alimentos.

Hogares más impactados

Los niveles socioeconómicos medios (3 y 4) resultaron ser los más afectados en los primeros meses del año. Este grupo poblacional tuvo una reducción de -1% en el volumen de la compra y de -3% en la frecuencia, es decir, redujeron 2 visitas al punto de venta en el primer semestre, mientras que el precio promedio de los productos aumentó en 5%.

Por su parte los niveles socioeconómicos 1, 2, 5 y 6, tuvieron un incremento en el volumen de compra de 1%, y el precio promedio de los productos creció en 4%. Por su parte el estrato alto mantuvo el consumo con un aumento en la frecuencia de compra de 4% en los primeros meses del año.

La canasta de consumo al detalle

Las canastas de alimentos y aseo del hogar, contribuyen a soportar el consumo por ser productos vitales y necesarios. En este sentido, cocinar en casa impulsa categorías como arroz y aceite. Este último crece +9% en volumen.

La categoría de bebidas fue la más impactada siendo gaseosas, jugos y refrescos en polvo los que más han aportado a la contracción. El precio promedio de bebidas subió 11% y la frecuencia se redujo en -4%. Bogotá es la ciudad que más ha llevado a esta caída fuerte de bebidas, pues aporta con 93% de la contracción en esta canasta.

Con el aumento del precio de los productos, las familias están buscando cada vez más las tiendas de descuento para hacer el abastecimiento del hogar, mientras que los puntos tradicionales están observando como sus habituales usuarios migran a encontrar precios más ajustados. Los canales de descuento han ganado 19 puntos de penetración y 32% en frecuencia de compra para este primer semestre. En este escenario las hiperbodegas y droguerías también están aprovechando este espacio y tienen un buen crecimiento en volumen, valor y frecuencia de compra.

El impacto del incremento del IVA en la canasta

El incremento del IVA en febrero de 2017 impactó la canasta de consumo masivo y los más afectados fueron las familias pequeñas (1-2 personas), de niveles socioeconómicos medios (estratos 3 y 4) y padres cabeza de familia.

En general el 23% de la canasta de consumo masivo sufrió el aumento del tributo, ya que el precio promedio creció 6,4%. Sin embargo, cuando se revisan los productos de la canasta que no tuvieron incremento del IVA, el precio promedio creció solamente 3,8%.

“Observamos que la canasta con productos que tuvieron incremento del IVA se contrajo en un -1% en volumen, mientras la canasta con productos que no tuvieron este incremento creció 1%, es decir, el consumidor está buscando opciones para mantener su consumo y también las categorías que conquistó en los últimos años. Con el aumento en los precios, hay que hacer elecciones y buscar alternativas para su abastecimiento”, concluyó Andrés Simon, Country Manager de Kantar Worldpanel.

Para conocer más sobre este estudio ingresa a www.kantarworldpanel.com/co

Los hogares mantuvieron sus compras en volumen y no redujeron las visitas al punto de venta

Como se había previsto desde el año pasado, el primer trimestre de 2017 inició con apretada de cinturón para los colombianos. El estudio Consumer Insights de Kantar Worldpanel, empresa global experta en el desarrollo de investigaciones sobre las compras reales de los hogares, evidenció que las familias, a pesar del incremento en precio medio por unidades, consiguieron mantener positivos sus compras en volumen y no reducen las visitas al punto de venta.

Con el incremento de precios, los hogares colombianos disminuyeron en un 50% los gastos en entretenimiento fuera del hogar. También recortaron un 18% la compra de productos de tecnología; y en un 12% el gasto en ropa y calzado, así como las inversiones en deporte. Esto genera una grande oportunidad para las categorías de consumo masivo, pues las personas regresan al hogar para cocinar y cuidarse. Un ejemplo son las categorías de bases y salsas, aceites de cocina y arroz, que crecieron en volumen un 35%, 11% y 7 % respectivamente en el primer trimestre del año.

“Han sido varias las estrategias que han adoptado los hogares para hacer rendir el dinero. Una de ellas fue la de invertir más en la canasta de consumo masivo y migrar sus gastos a los canales de descuento, esto frente a la expectativa del aumento de los impuestos. Es así como si comparamos la variación del volumen de este trimestre con el del año anterior, encontramos que sin canales de descuento sería de -3%, mientras que con ellos en la ecuación el resultado es de 3 puntos positivos”, expresó Andrés Simón, country manager de Kantar Worldpanel.

El estudio también evidencia que hubo un aumento en el precio por unidades en un 4%, el volumen y las visitas al punto de venta también se mantuvieron positivas. El gasto promedio fue de 7% mientras que el volumen fue de 3%.

Comportamiento por regiones

La ciudad de Medellín y las regiones del Centro y Oriente del país, fueron las que mejor comportamiento tuvieron, con un bolsillo más saludable que el del resto del país, sosteniendo además la canasta de consumo masivo.

Bogotá y la región Pacífico tuvieron un crecimiento negativo en volumen de -2% en el primer trimestre de año comparado con el mismo período de 2016. Medellín fue la región con mayor crecimiento en volumen (12%) en comparación con el año anterior, seguido por Oriente (10%) y Centro (8%).

Asimismo, Medellín tuvo un incremento en 3 visitas al punto de venta en el primer trimestre y Atlántico y Centro pierden 3 y 4 visitas respectivamente.

¿Cómo están los niveles socioeconómicos y las categorías?

Los estratos bajos lograron mantener su consumo en este arranque del año, al tiempo que los altos tuvieron un volumen estable y los medianos sí tuvieron que reducir sus visitas al punto de venta para así también disminuir sus gastos.

Los comportamientos fueron los siguientes:

  • Estratos bajos: tuvieron una variación en volumen de 5%, el gasto promedio fue del 8%. En cuanto a frecuencia fue de 3% y en precio medio por unidades también de 3%.
  • Estratos medios: la variación del volumen fue del 1%, el gasto promedio del 7%. En el caso de la frecuencia tuvo una disminución del -2% y de precio medio por unidades del 4%.
  • Estratos altos: tuvo una variación del 9% en el gasto promedio, 1% en la frecuencia y 8% en el precio medio por unidades.

¿Cómo se movieron los puntos de venta?

 

“Sin embargo, no es suficiente con las marcas propias, las grandes cadenas deben adoptar acciones innovadoras para atraer de nuevo a los clientes que ya están en los puntos de venta. Innovar es la clave para crecer y las cadenas tienen cinco palancas de crecimiento de las que se pueden valer en este propósito. Nuevos targets, más y nuevas categorías, más geografías y nuevas ocasiones son las palancas de crecimiento” comentó Andrés Simón, country manager de Kantar Worldpanel.

Frente al peso de los canales de descuento, las cadenas nacionales e independientes se valieron de las marcas propias, en tanto que 6 de cada 10 hogares compran marcas propias, especialmente en el tema de los lácteos.

Asimismo, en el último año las tiendas de descuentos duplican participación de mercado apalancado principalmente por Tiendas D1. Mientras las tiendas de descuento ganan una visita en el primer trimestre, las cadenas pierden una visita

Hoy ¼ de los hogares colombianos han recurrido a las cadenas de descuento e hiperbodegas para buscar un mayor ahorro, manteniendo el consumo de la canasta. Es así como 6 de cada 10 hogares ya están comprando en este tipo de puntos de venta.

El hábito de consumo del desayuno es el más importante para los colombianos

Kantar Worldpanel, empresa global experta en el desarrollo de investigaciones sobre las compras reales de los hogares, realizó un análisis en el que evidenció que los hogares colombianos destinan un tercio del gasto de su canasta familiar al hábito del desayuno. Para 2016, este hábito lo realizaron los hogares con participación de un 28% en volumen y tuvo una frecuencia de compra de cada tres días, mucho más que la de la categoría de belleza, que los colombianos realizaron mensualmente, con 9% de participación

La leche líquida, café, pan, yogurt, leche en polvo, chocolate de mesa, cereales, margarina y los modificadores de leche –como saborizantes de chocolate en polvo, por ejemplo- son los productos que componen la lista de compras de desayuno que se está llevando la mayor parte del consumo de los hogares colombianos.

El desayuno y el hábito de la cocina

La compra de la primera comida del día, abanderada por muchos expertos nutricionistas como la más importante, está seguida por el hábito de cocina (tiempo invertido en la compra y preparación de los productos), cuyas categorías principales son el arroz, los cárnicos, el aceite, las pastas, caldos y, finalmente, las bases y salsas.

En el caso del hábito de compra de productos de cocina, este ocupó 21% del share del valor de 2016, siete puntos menos que el de desayuno, con una frecuencia de compra semanal. Para los productos de baño la frecuencia de compra se realizó de manera quincenal y su porcentaje en el share de compra de 2016 fue de 6%.

Pese a que la frecuencia de compra del desayuno es la más importante en la canasta familiar de los hogares del país, está sufrió una disminución de 10 puntos en el comparativo entre 2015 y 2016, mientras que en el primero fue de 140, en el último fue de 130. A pesar de la disminución de la frecuencia, el gasto por acto de compra creció. Pasó de 5,5 mil pesos en 2015 para 6,3 mil pesos en 2016.

Miguel De La Torre Director de New Business de Kantar Worldpanel expresó “tiene sentido el fuerte gasto que los hogares colombianos en la canasta de desayunos. La naturaleza del hogar colombiano es de consumir leche en la mañana. Esta categoría es una generadora de tráfico por excelencia generando que este hábito de compra sea el más importante en Colombia.

¿Cómo están estos hábitos en las regiones del país?

Antioquia fue la zona que más relevancia tuvo en este hábito. Podría decirse entonces que los antioqueños son los que más gastan en sus desayunos en todo el país.

En cuanto al hábito de cocina, la reducción de frecuencia de la compra entre 2015 y 2016 fue de 3 puntos. En el primero estuvo en 74 y en el último de 71. El gasto en miles de pesos por acto de compra pasó de 7,4 a 8,8.

Para este hábito, los hogares del Atlántico fueron los que se llevaron un mayor porcentaje de la torta del país.

La variación de la frecuencia de compra del hábito del baño fue tan solo de un punto. En 2015 de 26 y en 2016 de 25. En belleza permaneció igual, en ambos periodos fue de 14 puntos.

Sucedió algo con todos los hábitos y es que sufrieron un movimiento hacía los canales de descuento. La leche y el arroz fueron las categorías que más apalancaron este crecimiento.

Sin embargo, en los hábitos de baño y belleza, además de ese movimiento, también tuvo un cambio a las distribuidoras y las compras en el extranjero. En cuanto al extranjero, crecen más las compras por la categoría de fragancias, mientras que en las distribuidoras el impulso es gracias a los shampoos y los tratamientos especializados.

Para conocer más ingresa a www.kantarworldpanel.com/co

¿Cuál es el perfil de los consumidores en los hogares colombianos?

Las diferentes coyunturas nacionales, así como la oferta en nuevos puntos de venta, promociones, planes de fidelización, entre otros, ha llevado a que los hogares colombianos tengan nuevos comportamiento de consumo, buscando un equilibrio y opciones más racionales en la decisión de compra, en donde la percepción de valor y practicidad cobran importancia.

Por lo que en el marco del Día Mundial del Consumidor, Kantar Worldpanel empresa global experta en el desarrollo de investigaciones sobre las compras reales, presenta el perfil actual de las familias:

Andrés Simon, Country Manager de Kantar Worldpanel advierte que “el crecimiento de los canales de descuento es algo que no se puede ignorar” y “que en tiempos de aumento de precios los consumidores buscan opciones más racionales en su decisión de compra en donde la percepción de valor cobra mayor importancia. Asimismo los canales de compra tienen que buscar nuevas alternativas para conquistar los consumidores que son más sensibles a los cambios de precios”.