Diversidad e inclusión, pilares de una estrategia de negocio globalizada

Implementar este tipo de políticas mejora la rentabilidad de una compañía, el ambiente laboral, incrementa el compromiso y la productividad.

Una compañía que contrata colaboradores sin importar género, edad, raza, orientación sexual, religión, nacionalidad, discapacidad, color de piel, entre otras características, es una empresa diversa. Una compañía que garantiza que todos estos colaboradores se sientan valorados, crezcan dentro de la compañía y puedan desarrollar su máximo potencial es además una empresa inclusiva.

En Colombia aún hay mucho trabajo por hacer en este aspecto pues, de acuerdo con los resultados del Ranking Par 2018, que desarrolla la firma consultora Aequales. Solo el 46% de las empresas tienen una política de equidad de diversidad.

Para que este tipo de políticas se vuelvan un pilar en las compañías, es necesario entender que implementarlas trae numerosos beneficios para el negocio. Así lo demuestra un estudio reciente de Gallup, en la que se destaca que los ambientes de trabajo inclusivos aumentan el 22% de su productividad, el 27% de su rentabilidad y en un 39% la satisfacción de sus clientes.

Lo anterior es algo que compañías como Procter & Gamble (P&G) han entendido desde hace muchos años y sobre lo cual se encargan de construir inclusión día a día como una estrategia de negocio rentable y no solo como una estrategia de responsabilidad social.

“Estamos continuamente mejorando nuestra cultura por medio de políticas, capacitación y sistemas de apoyo a los colaboradores para satisfacer las necesidades de nuestra fuerza de trabajo. Nos comprometemos a lograr una representación del 50-50 de mujeres y hombres en todas las áreas de nuestra compañía. Para permitir que las personas de P&G estén y den lo mejor de sí mismas, continuamos innovando en el área de licencia parental y flexibilidad laboral de los empleados, como brindarles a los padres más tiempo y el espacio que necesitan para que sean los mejores padres que puedan ser. Sabemos que cuando tenemos una cultura diversa e incluyente, somos capaces de alcanzar nuestro máximo potencial”, explica Gustavo Castellanos, Gerente General de P&G Colombia.

Asimismo, promover la inclusión y la diversidad en las compañías aporta diferentes puntos de vista, mejora el ambiente laboral, incrementa el compromiso hacia la organización e incrementa la productividad, según el Fondo Monetario Internacional. Si esto se cumple, la estrategia del negocio también lo hace y de una forma más efectiva.

“El vínculo con la diversidad y la inclusión proviene del compromiso de nuestros equipos de trabajo con personas que piensan de manera diferente. Por esto, creamos oportunidades para las personas con discapacidades, avanzamos en la inclusión LGBT e impulsamos el empoderamiento de las mujeres (por ejemplo, en Colombia, 57% de la fuerza laboral son mujeres y 70% del equipo de liderazgo es representado por ellas). Este compromiso no solo se refleja internamente sino a través de nuestra voz externa a través de la publicidad y nuestras macas; en resumen, en esfuerzos concretos que permiten un mundo más diverso, inclusivo y mejor para todos”, agrega Castellanos.

‘Co-branding, una asociación basada en la premisa: ¡ganar, ganar y ganar!

POR: RICARDO GAITÁN
ANALISTA DE MARCA
ricardogaitan09@gmail.com

La fórmula ganadora que las empresas implementan para crear valor agregado a sus productos se materializa en alianzas estratégicas que revitalizan la calidad de la oferta.

Las empresas modernas están enfrentando fuertes niveles de presión para atraer y mantener a los consumidores. Para responder a esta circunstancia, las organizaciones han recurrido a la formación de alianzas estratégicas y uniones temporales con socios de mentalidad similar. En este sentido, el cobranding se ha convertido en la herramienta ideal para satisfacer esas aspiraciones.

Las alianzas entre marcas se popularizaron en Estados Unidos en los años 90 y se han extendido por todo el mundo. Aunque la expresión ‘co-branding’ es relativamente nueva en la terminología de los negocios, se ha comenzado a utilizar para definir una gama de actividades de mercadeo en la que dos o más marcas unen esfuerzos para respaldar o impulsar las ventas de sus productos.

La experiencia confirma que cuanto más sólidas sean las marcas, más probabilidad existe para que preserven sus identidades. La base de estas alianzas es crear valor para las marcas, un valor que logre superar al que cada una podría obtener por cuenta propia.

Muchas empresas han identificado el co-branding como un medio propicio para aumentar su influencia, ingresar a nuevos mercados y reducir los costes mediante economías de escala. Lo anterior conlleva unos beneficios para las compañías involucradas, lo que conocemos como creación de valor compartido.

El co-branding se ha convertido en una estrategia de negocios muy utilizada en la industria de bebidas, comidas rápidas, canales minoristas, turismo, autos o dinero de plástico. Alpina y Kellogg’s establecieron hace varios años una alianza para producir una bebida láctea, Bon Yurt, que se distribuye en el mismo empaque con el cereal, para que el consumidor mezcle los productos.

En marzo del 2015, Juan Valdez y Alpina realizaron un co-branding para lanzar al mercado de Estados Unidos una versión de su yogur griego (cuchareable) con sabor a café colombiano. El producto se fabrica únicamente en la planta de Alpina Foods, en Batavia (estado de Nueva York).

En otras ocasiones, el co-branding puede darse entre dos marcas, pero con la diferencia de que una actúa de anfitriona, y la otra, de invitada. Este es el caso de Coca-Cola y NutraSweet, que efectuaron un acuerdo para producir y comercializar la Coca-Cola Dietética.

En febrero del 2011, un caso de co-branding lo protagonizó el popular automóvil italiano Fiat en sus versiones compacto y descapotable, al quedar modificado en el exterior e interior por Gucci, marca italiana dedicada a la moda. La presentación coincidió con la Semana de la Moda de Milán.

En septiembre del 2016, Apple y Nike presentaron el Apple Watch Nike+, un producto diseñado para las personas que corren. El reloj inteligente es fruto de un proyecto en el que Nike y Apple trabajaron durante dos años. Es importante aclarar que este no es el primer co-branding entre las dos compañías. Antes habían establecido otro para producir unas zapatillas inteligentes. Nike y Apple son marcas líderes en sus respectivos sectores y se unen para un gana, gana y gana.

Tipos de ‘co-branding

    • De productos. Cuando dos marcas respaldan un mismo producto o cuando una marca respalda el contenido o parte del contenido de un producto de la marca principal.
    • De dinero de plástico. Es una asociación de una tarjeta de crédito y un socio comercial, como un supermercado. En este caso, el consumidor tiene beneficios concretos: descuentos, reembolsos y bonificaciones, entre otros. Es una de las formas más conocidas del co-branding.
    • De franquicias. Formato en el que cohabitan varios negocios complementarios en un mismo local. Este tipo de co-branding nació como respuesta a la creciente competencia del mercado, que obligó a las empresas franquiciantes a crear nuevas formas para expandir sus negocios.
    • De internet. Este co-branding surge como una manera de publicitar un sitio web de forma económica. En este caso particular, se unen sitios de productos complementarios que apuntan a un mismo segmento de clientes. De esta manera, los sitios agrupados tienen la oportunidad de ampliar su presencia en la red.

El desarrollo de nuevos productos es una tarea costosa y no muchas empresas tienen dinero suficiente para invertir. Empresarios con buena visión han comenzado negocios con otras marcas de categorías diferentes para mejorar la vitalidad de sus ofertas. Los ejemplos de Apple y Nike o Fiat y Gucci son una muestra de lo que la creatividad puede lograr.

No solo las grandes marcas están utilizando esta estrategia para continuar su fortalecimiento. Las pequeñas también lo pueden hacer en la búsqueda de nuevos nichos de mercado para sus productos. El objetivo es constituir una asociación basada en la premisa: ¡Ganar, ganar y ganar!