Incentivar el uso de la bicicleta aumenta la productividad de las empresas según expertos

Incentivar el uso de la bicicleta no solo es un tema de los ecologistas y defensores del medio ambiente. Las empresas cada vez son más conscientes de la importancia de promover dentro de sus colaboradores rutinas sanas, no solo con el medio ambiente, sino con su salud física y mental. Y, esto, directamente, beneficia a la productividad y a los números de la organización. Por esto, cada vez más compañías están promoviendo el uso de este medio de transporte.

Pero, ¿en qué aspectos exactamente influye el uso de la bicicleta en la productividad de una compañía? Diana Barrera, directora de Metodologías de Acsendo, empresa experta en la gestión del talento humano, afirma que “la bicicleta ayuda a que las personas estén saludables, tanto física como mentalmente y esto repercute, directamente, en su productividad. Un colaborador sano, con buenos hábitos, se enferma menos y está más dispuesto a cumplir con sus labores diarias. Si no hay ausentismo, la empresa no tiene que cubrir económicamente lo que implica una ausencia por enfermedad”.

La Sonrisa Eléctrica, asociación española que promueve el uso de la bicicleta para ir al trabajo, reafirma estas palabras: “está comprobado que el ejercicio diario mejora el ánimo, la disponibilidad para rendir más en el trabajo y gozar de buena salud.  Ir a la oficina en bicicleta reduce, según los expertos, hasta un 25% el ausentismo laboral.”.

Diana Barrera complementa diciendo que, “cuando la persona va con calma y llega a su lugar de trabajo relajado, con tiempo, está con la mente más tranquila para concentrarse en sus labores diarias. Sobre todo, en ciudades caóticas como Bogotá. Al evitar los trancones, no hay estrés, lo que beneficia directamente a la empresa”.

Un estudio realizado por la firma Mercer-Marsh reveló que el 8% de las empresas en Bogotá promueven el uso de la bicicleta dentro de sus colaboradores y el 40% les ofrecen facilidades para llevarlas, como parqueaderos gratuitos. Dicho estudio afirma también que cada vez más las compañías se están comprometiendo con aumentar el uso de este medio de transporte y se están creando y estructurando programas internos para incentivarlo.

En Perú varias empresas, por cada 45 días que los colaboradores pedalean hasta sus lugares de trabajo, les dan un día libre. El Congreso de la República de este país aprobó el uso de la bicicleta como un medio de transporte sostenible y está promoviendo su uso, tanto en el sector público, como privado.

Por su parte, Colombia también es un país que está adoptando la bicicleta como medio de transporte. No solo Bogotá fue declarada como “La capital mundial de la Bici”, gracias a que es la ciudad en América Latina con más viajes en bicicleta al día, sino además tiene la Red de Ciclorrutas más extensa, con 532 kilómetros. Un estudio realizado por la firma Kantar Ibope Media revela que los colombianos incrementaron su uso en un 43%, desde 2013. Y, la tendencia va en aumento, pues el 8.9% de los encuestados utiliza la bicicleta como medio de transporte, con un promedio de uso de 18.5 horas a la semana. El 30% son mujeres y el 70% son hombres. Del 2014 al 2018 se presentó un incremento en un 3.42%, y frente a 2017 un 7%.

De esta manera, mientras las empresas estimulen el uso de la bicicleta como medio de transporte de sus colaboradores, más beneficios obtendrán, al tener funcionarios más saludables, más felices y mucho más productivos.

Pasos para lograr el ciclo de vida inteligente de un producto

Por: Diego Rosero, Country Manager Epson Colombia

En cada paso en el que la tecnología evoluciona, los consumidores exigen nuevas demandas que vayan acorde a sus necesidades. Para lograr estas expectativas, es esencial que los productos que las compañías desarrollan lleguen diseñados con innovación y recursos que les aporte su supervivencia en el tiempo.

Es esencial que cada uno de los productos que llegan al mercado sean creados con conciencia ambiental, considerando su impacto sobre el medio ambiente desde su diseño hasta el fin de su vida útil. Suena difícil lograrlo, pero no es así. Identificar en qué momento del ciclo se encuentra el producto, fortalece la industria y ayuda a enfocarse en los esfuerzos colectivos de la compañía.

Fabricar productos respetando el medio ambiente asegura un mejor futuro para todos y aquí es donde el compromiso abre oportunidades a nuevos negocios y a una mejor experiencia para los clientes y aliados. Aquí les compartiremos los pasos que se deben tener presentes para lograr un ciclo de vida inteligente que vaya acorde a la evolución del mercado:

Reflexionar. En gran medida, el impacto ambiental de los productos está determinado en las etapas de planificación y diseño. Estamos seguros de que esto crea una conciencia ambiental y las iniciativas en estas etapas son críticas para la creación de productos más ecológicos.

Seleccionar. Es fundamental emplear materiales ecológicos, con piezas y materias primas con bajo impacto ambiental. Teniendo en cuenta esto, se logra reducir el uso de materiales que contengan sustancias perjudiciales.

Crear. Producir con un mínimo de materiales y de energía, así como también evitar las emisiones innecesarias. El foco principal está en la prevención del calentamiento global, la reducción de emisiones y el control de las sustancias químicas.

Transporte. Trasladar los productos en forma eficiente y buscar otras modalidades de transporte, reduce el impacto y optimiza la eficiencia de los embarques. Es importante, mejorar continuamente la eficiencia de carga al reducir el tamaño de un producto.

Uso. Entender el rendimiento ecológico como un valor para el cliente. Proporcionar productos y servicios creados con conciencia ambiental, cambian la forma de trabajar y de vivir de nuestros clientes.

Reciclaje y Reutilización. Trabajar en equipo con los clientes, las comunidades y los demás miembros de la industria a nivel mundial y local, reutilizando o reciclando al máximo cada producto, garantiza que tengan un final de vida útil.

El medio ambiente y su bienestar en una preocupación que nos concierne a todos como sociedad y es nuestro deber enfocar nuestros esfuerzos en generar acciones estratégicas que reduzcan el consumo de energía, agua y emisiones de CO2. Como compañía, cumplimos con las normas y regulaciones gubernamentales, así como también colaboramos con los proveedores de acuerdo con las estrictas pautas de adquisición, respetando siempre el medio ambiente.

La oportunidad para construir un mejor futuro está en nuestras manos.