Millennials y Centennials, ¿generaciones más saludables?

Cerca de 90% de colombianos incluyen las sopas en su alimentación. En industrias como banca, la tendencia a una alimentación saludable ha incrementado.

La firma multinacional Sodexo, reveló información sobre los tipos de alimentos predominantes en diferentes regiones del país, así como en diversas industrias, con lo cual se puede evidenciar una conexión cultural y gastronómica. En Cali y la Costa, por ejemplo, ha habido un aumento de 40% en el consumo de jugos naturales sin azúcar, a pesar de ser lugares caracterizados por el consumo de bebidas procesadas.

A pesar de las preferencias de la población a la hora de elegir su alimentación, factores como el horario laboral y distancias de desplazamiento, inciden en que se le esté restando importancia a una de las comidas más importantes del día, el desayuno. Los cereales, galletas y bebidas calientes, se han convertido en un gran aliado en la mesa de los colombianos para ese momento del día, afirma Juan Carlos Cuartas, Director de Servicios y Operaciones de Sodexo.

Contrario a lo anterior, la mayor importancia se ha enfocado a la hora del almuerzo, espacio del día en que prefieren una alimentación más completa. Las personas mayores de 35 años, en su mayoría, optan por un almuerzo tradicional ‘completo’, compuesto por sopa, bandeja seca, jugo y postre. Entretanto, los más jóvenes, generaciones Millennials (1980-1993) y Centennials (1994-presente), y mayoría de mujeres, prefieren un menú más flexible y ligero, donde se enfocan en el porcentaje proteico, vegetales y carbohidratos, haciendo un enfoque en el balance de sus componentes.

No obstante, el arroz y ciertos carbohidratos como la papa, yuca o plátano, culturalmente, se han ido arraigando y están presentes en el plato de la mayoría de los colombianos, sin importar regiones. A pesar de ser tan diferentes, en algo sí coincide la mayoría de los gustos de los colombianos, con predominancia masculina: en recibir un postre tras el almuerzo, ese toque dulce antes de continuar su jornada.

Y es que no sólo las edades son factores incidentes o en los que se ha encontrado una relación compartida entre preferencias alimenticias en nuestro país, de hecho, según indicó el ejecutivo, se encuentra igualmente en las diversas industrias. Con relación a los menús saludables, el 10% de los colaboradores de la industria manufacturera los prefieren, por su parte, en Farma es un 20% y en Banca un 30%.

Manufactura, requieren más calorías

Según Sodexo, en este tipo de industrias de profesiones muy técnicas, los operarios realizan mayor esfuerzo físico, por lo cual requieren una alta ingesta calórica y optan por menús con un alto contenido proteínico, incluyendo arroz, sopas, pastas, porciones grandes de carnes rojas, pollo y pescados, al igual que bebidas. En este ámbito, la Generación X (1962-1980) y los Millennials, son quienes más se inclinan por dicho menú, dejando de lado las opciones vegetales. Sin embargo, es la generación Baby Boomers (1946-1965), quienes optan por menús más saludables, incluyendo platos vegetarianos.

Farma, industria con tendencia cada vez más sana

Con una marcada equidad de participación femenina y masculina en los cargos de esta industria, dice Cuartas, se evidencia la preferencia por un menú tradicional y un poco más saludable, pues optan en mayoría por preparaciones a la plancha y al horno, especialmente aquellos pertenecientes a las generaciones Millennials y X.

Banca, preferencia femenina y hacia una mejor alimentación

En este sector predominan cargos administrativos femeninos, con gran presencia de Millennials y Centennials, y se ha visto una tendencia alta por opciones alimenticias más naturales, donde se incluyen opciones como ensaladas y preparaciones livianas, al igual que vegetarianas.

“No hay que ser expertos para saber que, en cada región de este país, existe una predilección por la gastronomía autóctona, de hecho, es una parte muy importante de la identidad de cada pueblo”, comenta Juan Carlos Cuartas de Sodexo. Entre los datos compartidos, se dice que no disminuye de 90% el factor de consumo de sopas en todo el territorio nacional.

En Antioquia, los favoritos en la mesa incluyen frijoles, chicharrón y plátano para los almuerzos, y arepas de tela al inicio del día; en Bogotá, el ajiaco y caldo de costilla, son típicos en cualquier restaurante; por su parte, en la Costa, los pescados en diferentes preparaciones, mote de queso, patacones y arepa de huevo, son delicias que se disfrutan todos los días del año; en el Valle del Cauca, finalmente, la Chuleta valluna, sancocho, pasteles y aborrajados, se llevan todas las miradas.

La gastronomía es, en definitiva, un factor determinante para la cultura de una región y país. Según la información revelada por la multinacional francesa, es posible evidenciar la diversidad gastronómica y preferencias de los colombianos, que, a pesar de las múltiples variaciones del mundo moderno, siguen siendo autóctonas.

Ya vienen los centennials, ¡conózcalos!

Aunque se han realizado bastantes reflexiones sobre los ‘millennials’, la generación cuyo trabajo y consumo han movido el mundo durante los últimos años, su hegemonía, más pronto que tarde, dejará de ser el objeto central de los estudios de mercadeo.

Por:  LUIS DANIEL VARGAS M.
Twitter: @vamoluda

Los centennials han crecido bajo la sombra de sus mayores, adoptando algunos de los elementos que los definen, pero también convirtiéndolos en propios y en parte de su proceso de expresión.

Decir que los millennials son cosa del pasado o el rey muerto de la historia reciente del mercadeo puede ser exagerado; sin embargo, el lugar de privilegio que hasta hoy han ocupado se encuentra amenazado por sus sucesores naturales, la nueva generación, los pacientes príncipes
que esperan el momento perfecto para acceder al trono.

Tampoco es posible desconocer que en este relato existen varios aspirantes al puesto de rey, o más bien, un príncipe llamado de varias formas: se conoce como generación Z a los nacidos entre 1995 y 2005, pero también se ha acuñado el término centennials para referirse a las personas que han nacido a partir de 1997.

Bajo esta perspectiva, solo los nacidos durante los dos primeros años del periodo en el que se inscribe la generación Z están por fuera
de los centennials; algo así como millennials tardíos o una generación de transición.

A fin de evitar confusiones y desde una perspectiva democrática, en donde se apela a las mayorías, los centennials son, en principio, quienes ocuparán el espacio que poco a poco irán dejando los nacidos entre 1981 y 1995: los millennials.

Como en muchas historias de sucesión, los centennials han crecido bajo la sombra de sus mayores, adoptando algunos de los elementos que los definen, pero también convirtiéndolos en propios y en parte de su proceso de expresión.

Aunque aún son jóvenes o apenas han alcanzado la mayoría de edad en algunas latitudes, los integrantes de esta generación se perfilan desde ya como una gran fuerza que hará redefinir los elementos que hoy hacen parte de las campañas de mercadeo y de muchas
otras dinámicas sociales.

Debido a esto, los centennials están cobrando cada vez más relevancia en términos de concepción del mundo, hábitos y relación con el entorno. Como en muchos otros casos y temas, es mejor estar preparados para el sacudón, porque aunque parezca lejano, este relevo generacional está a la vuelta de la esquina.

¿Quiénes son los centennials ?

Si los millennials han logrado aprender una gran variedad de tareas a partir de tutoriales en línea, los centennials actúan permanentemente bajo esta lógica, y por medio de un dispositivo conectado a la red, han adquirido conocimientos prácticos de manera natural y constante.

Si bien es cierto que la delimitación temporal da luces acerca de las características de los miembros de esta generación, no es un elemento suficientemente claro para definir a un grupo de personas. Pese a la globalización y a los elementos culturales que confluyen gracias a esta, es importante tener en cuenta que más allá de la fecha de nacimiento existen factores fundamentales, como el contexto, que definen la personalidad, creencias y hábitos de cada individuo.

Ya existen estudios que tienen como propósito desarrollar estrategias para atraer la atención de estos nuevos monarcas, y en esa labor han perfilado a los centennials, logrando cierto consenso en algunas de las características fundamentales de estos jóvenes.

Aunque gran parte de los millennials nacieron en un mundo conectado a internet, donde el teléfono celular es el principal medio para relacionarse en el plano digital, los nacidos a partir de 1997 son la primera generación que prácticamente vino al mundo con un dispositivo
móvil bajo el brazo.

De acuerdo con Manpower- Group, los centennials son una generación muy ligada a la tecnología (son 100% nativos digitales), dominan
completamente las redes sociales y el mundo digital en general.

Esta condición no permite diferenciar a unos de otros; sin embargo, genera comportamientos que de otra manera no serían factibles, como una alta propensión a la capacitación autónoma. Si ya los millennials han logrado aprender una gran variedad de tareas a partir de tutoriales en línea, quienes pertenecen a la generación de los centennials actúan permanentemente bajo esta lógica, y por medio de un dispositivo conectado a la red, han adquirido conocimientos prácticos de manera natural y constante.

Y justamente lo práctico es un elemento fundamental dentro de la forma de actuar de los nacidos después de 1997. Para ellos, tanto el camino como el resultado son importantes pero lo es más que la relación entre estos elementos se mantenga en equilibrio.

Este es uno de los principales rasgos que distinguen a los sucesores de los actuales reyes y el factor decisivo a la hora de crear para ellos estrategias de relacionamiento.

Centennials vs. Millennials

Los centennials creen que el éxito puede ser cuantificado en seguidores y en el impacto que se logre con cada una de las acciones realizadas en el ámbito digital y en el análogo.

Quizá no sea fácil entender el comportamiento de esta nueva generación en un primer acercamiento, por lo tanto, resulta oportuno conocer qué los diferencia de los millennials, para llegar a ciertas conclusiones que permitan mayor claridad frente a esta nueva realidad.

De acuerdo con un estudio publicado por Kantar Futures Company, firma a la que se le atribuye la creación del término centennials para identificar a la nueva generación, existen seis aspectos fundamentales que diferencian a estos de los millennials y que condicionan su comportamiento y sus hábitos.

Estos factores tienen que ver más con la manera en que estos jóvenes conciben el mundo y sus dinámicas, lo cual determina muchas de las lógicas bajo las que actúan y se relacionan.

¿Libertad o protección? Internet ha sido una gran revolución en la sociedad, pues ha permitido que todo aquel que posea un dispositivo conectado a la red tenga acceso al mundo. Esto, además de otra serie de factores, produjo en los millennials una constante búsqueda de libertad,  a tal punto que esta adquirió un enorme valor.

Pero además de esta característica, el mundo en línea también cuenta con gran vigilancia, lo que redefine el concepto de privacidad, algo con lo centennials han crecido y con lo que se muestran cómodos. Para ellos, la protección es un elemento fundamental y de gran importancia.

¿Comercio electrónico o comercio colaborativo?Los de la generación reinante vieron muchos cambios y nacimientos, entre estos el del comercio electrónico. Este se ha convertido hoy en día en una dinámica habitual, incluso, en ciertos contextos, es una alternativa real a los modelos de comercialización tradicionales.

Por su parte, los jóvenes centennials hacen uso del comercio para expresar su visión del mundo; usan los canales electrónicos como herramienta para promover los productos que ellos mismos crean y para conseguir los que sus contemporáneos han elaborado. Se valora la individualidad de los productos sobre la masificación de antaño.

¿Dinero o impacto? Todos persiguen el éxito, pero este se entiende de manera muy diferente en cada generación. Para los millennials, alcanzar la meta se relaciona en gran medida con un ascenso económico y profesional, mientras que para los nacidos después alcanzar las metas se relaciona en gran medida con un ascenso económico y profesional, mientras que para los nacidos después de 1997, el tema es un asunto de reconocimiento e influencia.

Los centennials no creen que el éxito sea necesariamente medible en dinero, sino que se trata de algo más práctico, que puede ser cuantificado en seguidores y en el impacto que se logre con cada una de las acciones realizadas tanto en el ámbito digital como en el análogo.

¿Ambición o realismo? Gracias al auge de la red, al éxito de muchas empresas digitales y a las grandes cifras logradas al auge de la red, al éxito de muchas empresas digitales y a las grandes cifras logradas por negocios como las redes sociales, entre otros aspectos, quienes nacieron entre 1981 y 1995 son seres con ambiciones y metas muy altas, lo que genera tendencias que apuntan al mercado de lujo.

Pero quienes serán el centro de atención del mercadeo tienen una visión diferente. Estos jóvenes crecieron en un mundo en recesión económica, lo cual ha generado que sus expectativas profesionales sean más acordes al contexto y, sin ser conformistas, valoren más la realidad y sus características.

¿Lucha o creación? El deseo de libertad y éxito de los millennials ha producido, junto con otros factores, que ellos sean propensos a organizarse y luchar contra los elementos de la sociedad con los que no están de acuerdo.

Los más jóvenes buscan otro camino. En lugar de entrar en la dinámica del enfrentamiento, crean nuevas maneras, nuevos sistemas que les permitan plasmar sus creencias.

¿Fuerza o pragmatismo? La generación de los millennials considera la fuerza personal como un elemento muy valioso, debido, en gran parte, a la importancia que dan a la libertad y a la lucha que han emprendido para lograr el éxito.

En contraste, y aunque librarán sus propias batallas, los centennials poseen una visión práctica del mundo, en donde la fuerza empleada para cualquier tarea debe tener equilibrio con las demandas que plantea la sociedad.

Con la coronación de los centennials como monarcas de la sociedad, gracias a su fuerza laboral y consumo, se prevé múltiples revoluciones, que van desde lo político hasta lo económico.

Los retos del cambio generacional

Cuando se modifica algo en el sistema en el que participa un gran número de personas, es importante poder adaptarse a lo nuevo y generar procesos en los que el cambio se vea como una dinámica constante y necesaria para la evolución.

Con la coronación de los centennials como monarcas de la sociedad, gracias a su fuerza laboral y consumo, se prevé múltiples revoluciones, que van desde lo político hasta lo económico.

De acuerdo con Carina Friguglietti, gerente de mercadeo de Meta4, el hecho de que los jóvenes nacidos a partir de 1997 sean más realistas y pragmáticos hace que tengan un uso más racional de los recursos, y en consecuencia, sean más responsables al momento del consumo.

En este sentido, los retos para el mercadeo son varios y de gran envergadura. Sin embargo, también lo son las oportunidades, las cuales, gracias a la temprana conciencia que se ha generado en torno a la nueva generación, podrán ser aprovechadas para conseguir grandes beneficios tanto para las empresas como para el resto de la sociedad.

Esta es una historia que hasta ahora comienza, un relevo que apenas se ve venir en el horizonte. El príncipe aguarda su coronación y no queda más que prepararse y desear larga y próspera vida al que será el nuevo rey.