¿Por qué servicios integrados de comunicaciones?

Por: Juan David Pinzón, Fundador, presidente & CEO ARIADNA COMMUNICATIONS GROUP

Las compañías que invierten en publicidad se enfrentan actualmente a una gran diversidad de desafíos para dar a conocer sus productos y servicios. Esto ha llevado a buscar soluciones en agencias, con diferente especialidad para la consecución de sus objetivos. Sin embargo, esta solución trae consigo nuevos problemas, por ejemplo,  la dificultad de coincidir en horarios disponibles así que se termina programando reuniones por separado con cada uno, gastando más energía, tiempo y -por consecuencia- dinero, eliminando las ganancias originales de la decisión.

¿Suena conocido? Esta situación, que atraviesan muchas compañías que optan por contratar servicios de diferentes empresas, tiene una solución que se traduce en un resultado final: eficiencia.

La solución es tener todo integrado como resultado de la incorporación de un equipo multidisciplinario encargado de entender cada una de las necesidades de los clientes y ofrecer soluciones. Con la firme convicción de evitar perder ideas en cadenas de correos, las empresas ahora ofrecen servicios integrados, donde puedas tener comunicación, marketing digital, marketing tradicional y relaciones públicas a la vez, son la opción ideal.

¿Cuáles son las ventajas? Primero, para un cliente es más sencillo que exista un único punto de contacto, una oferta integral que resuelva sus necesidades completas, principalmente, para no duplicar esfuerzos. Luego, la generación de ideas se da en un mismo espacio, se cuenta con líder que gestiona todos los servicios partiendo de lo digital, como trabajamos en Ariadna Communications Group, pensando en los canales más utilizados por el consumidor y en cómo amplificar el efecto a los demás medios.

Sin embargo, el ahorro de costos es quizás el beneficio más importante. Está comprobado que optar por servicios de comunicación puede generar un ahorro de recursos hasta 65% al área de Marketing de una empresa.

Volviendo a la alternativa de tener varios proveedores de servicios, ocurre con frecuencia que varias ideas compiten entre sí y no se produce la creación de una idea transversal a todos los canales de comunicación. Al tener todo integrado, es más fácil para el anunciante controlar, gestionar, planear estrategias con un solo equipo que se encarga de lograr el objetivo final.

Los modelos que brindan un solo servicio suelen traer una cuota de conflicto entre compañías, situación que es natural porque cada uno parte de una política y forma de trabajo diferentes. La única discusión es cumplir el objetivo.

Juan David Pinzón, Fundador, presidente & CEO ARIADNA COMMUNICATIONS GROUP

Por ello, Ariadna apuesta por una oferta que incluso integra al cliente para asegurar al 100% los resultados que necesita alcanzar con un equipo totalmente integrado que se adapta a ese nuevo consumidor más evolucionado. Ya no es el usuario quien debe adaptarse a varias agencias.

Con ese insumo, se provee de una consultoría a la empresa y evaluamos qué procesos pueden ser más eficientes a través de nuestra participación. Se observan las oportunidades de mejora.

Al existir una integración y congruencia de todos los canales de comunicación, y sabiendo que digital es un medio tan relevante, y que al final se complementa con los demás canales, el proceso creativo se centra en una “big idea” o “idea líquida” que no está pensada para un medio, que puede ser adaptada a cualquier canal. En ese proceso, según los impactos que se van logrando en las diferentes audiencias, y dada la naturaleza medible de los canales digitales, se van tomando decisiones para lograr mayor impacto.

La conclusión cae por su propio peso. Es evidente que el futuro de las empresas que ofrecen un solo servicio, que trabajan de manera aislada, es incierto en el mejor de los escenarios. Toca reinventarse y adaptarse a las necesidades del cliente y sus consumidores, en los motivos que los llevan a tomar una decisión de compra. La tecnología y la data, que significan una ventaja ante el competidor, requieren de sistemas integrados y un trabajo en equipo que nos permita aprovechar esos recursos.

Lo que las marcas quieren: más video views

Por:  Ignacio Sánchez Zinny, Senior Marketing Director en IMS

La pregunta que muchas empresas se hacen a la hora de generar contenido audiovisual en las diferentes plataformas, es cómo alcanzar la mayor cantidad de views en un mundo multidispositivo, donde los mensajes y estímulos constantes hacen que la capacidad de atención sea mucho más dispersa.

Hay pasos (muy recomendados) a seguir:

  • · Conquistar a la audiencia durante los primeros segundos del video, con recursos que llamen la atención de los usuarios como, por ejemplo, preguntas, movimientos de cámara y tracks con música pegadiza.
  • · El logo de la marca debería aparecer durante los primeros segundos, para que la asociación con la misma sea inmediata.
  • · Utilizar el recurso del humor. Según el estudio AdReaction Video, de MillwardBrown, el 37% de los usuarios prestan mayor atención al anuncio de video, sin saltearlo, si se incluyen situaciones chistosas en el mensaje.
  • · En formatos mobile, ubicar al anuncio en el primer scroll para captar la atención en momentos de mayor percepción.
  • · Elegir formatos con recompensas por ver el video. Esto es muy común en plataformas de gaming y en el caso de Spotify, se regalan minutos de música sin interrupciones a cambio de visualizar el anuncio.

Por otro lado, también están los consejos y las buenas prácticas para cada plataforma particular:

En Twitter es esencial contar una historia. Es decir, compartir una problemática o situación que se resuelva en el video (o en varios a lo largo del día) y que sea fácil de seguir para los usuarios.

Asimismo, es fundamental humanizar la comunicación. Los números de Twitter afirman que, al incluir personas, en los primeros cuadros del video, las visualizaciones crecen considerablemente y la tasa de retención se duplica.

En Snapchat lo videos deben tener una duración mínima para maximizar el impacto. Lo recomendable sería limitar a 6 segundos el tiempo de los anuncios.

Además, según Snapchat, el 60% de los snapchatters escuchan el contenido con el audio encendido. En consecuencia, hay que utilizar una voz en off, un audio o música pegadiza para llamar su atención.

Como última recomendación para la red social del fantasmita, la naturaleza instantánea de la plataforma, transmite un mensaje a la vez, así que siempre se tiene que seguir la política de “less is more” para que los mensajes sean efectivos.

En Linkedin, hay que elegir el contenido para video según el objetivo de negocio. Si se trata de Brand awareness, utiliza contenido thought leadership, la historia de la marca o casos de éxito. En cambio, si el objetivo es generar demanda, realiza demos de producto, reviews de webinars o adelantos de eventos.

Ignacio Sánchez Zinny, Senior Marketing Director en IMS

Por su parte, es fundamental manifestar lo que tengas para decir en los primeros 10 segundos del anuncio ya que en este punto los usuarios pierden el foco de atención. La duración total del video no debería exceder los 30 segundos. Según un estudio de LinkedIn, los videos de corta duración reportan un 200% de incremento en tasas de visualización.

Por último, no hay que dejar de lado el contexto de visualización de los videos que corren en esta plataforma, y utilizar subtítulos y recursos visuales nunca está de más.

En Spotify la duración de los anuncios de video en tiene que ser de entre 15 a 30 segundos, produciendo el contenido según el momento del día para acompañar el consumer journey del usuario.

Finalmente, en EA Games, es esencial que los videos duren entre 15 y 30 segundos para que el usuario no vea interrumpida su experiencia de juego.

También es valioso relacionar el video con el juego, con conceptos como energía, dinamismo y poder, componiendo el material con las imágenes principales en el centro de la pantalla e introduciendo el call to action dentro del contexto del video.

Diseñar experiencias significa diseñar para las emociones

El secreto de diseñar una experiencia para un cliente radica en entender lo que él siente sin  imponerle las emociones de la marca.

Por: Marko Erkic, Gerente de Infobip Colombia

Cuando nos comunicamos con nuestros clientes compartimos algo más que información: también estamos compartiendo una emoción. Brian Solis, renombrado analista digital, conferencista y autor que estudia la tecnología disruptiva y su impacto en los negocios, estuvo conversando con Infobip sobre la importancia de entender qué quiere el cliente antes de imponerle una necesidad. Solis es autor de varios libros sobre el marketing digital, la evolución de los modelos comerciales, la experiencia del cliente y la innovación de la marca. Su último libro, X: Where Business Meets Design, explora el futuro de la marca y el compromiso del cliente a través del diseño de la experiencia.

Para Solis está clarísimo que las emociones alimentan la experiencia que queremos que la gente tenga con nuestras marcas y empresas. Pero las empresas a veces quieren decirle a los clientes qué emoción sentir cuando debería ser al contrario. Ellas deberían entender lo que los clientes pueden llegar a sentir con determinado tipo de mensaje o temática y pensar cómo conectarse con ellos desde ahí. Cuando no se tiene claro este panorama y no sé conoce a los clientes, las marcas se convierten en víctimas del sentir de los usuarios en redes sociales y acaban preguntándose por qué su mensaje tuvo tan poco impacto.

Solis  señala que lo más importante es conectarse desde la emoción. Debemos como empresas crear campañas que ayuden a resaltar este sentimiento en torno a la experiencia de interactuar con su marca porque ni la creatividad en el mercadeo, ni el servicio al cliente encantador son suficientes para alcanzar el éxito. El futuro de los negocios es experiencial. Para esto es necesario que lo digital se encuentre con lo análogo para ofrecer una experiencia óptima ligada a las emociones que el cliente tiene.

Las emociones son inherentes a cualquier tipo de negocio. Las ventas B2B también se vinculan con los estados emocionales, tenga en cuenta que sus clientes no son robots. La búsqueda de una nueva herramienta de gestión de proyectos pudo haber empezado porque una campaña falló y usted no quiere pasar por ello de nuevo porque fue un desastre. Encontrar un proveedor para una plataforma de comunicaciones podría funcionar al estar inspirado y emocionado con lanzar su idea.

Independientemente de que se trate de B2C o B2B, siempre estamos vendiendo y comunicándonos con personas. Por eso si va a lanzar una campaña móvil piense bien en qué tono quiere hablarle a su cliente y en qué momento él estará más receptivo a su mensaje para que haya una verdadera conexión. Comprender los estados emocionales y las necesidades de los clientes le ayuda a adaptar su solución a los problemas de ellos. Esto le ayuda a tener seguridad emocional para proceder con un proyecto.

Pensar en las emociones en sus comunicaciones, en la plataforma que sea, no es un pecado, es más bien la comprensión de que su empresa está hablando precisamente con seres humanos.

¿Son los comunicadores corporativos una especie en extinción?

Por: Alberto Arebalos, vicepresidente senior en MileniumGroup.

El auge de las redes sociales y, muchas veces, la obsesión de las empresas con community managers y su presencia online parecen haber abierto la puerta de salida a muchos profesionales de relaciones públicas, los tradicionales “prenseros” que basaban buena parte de su trabajo en mantener relaciones con los medios.

Y si bien es cierto que los medios tradicionales están en crisis, las noticias sobre su muerte han sido ampliamente exageradas. Radio, periódicos y televisión siguen siendo claves en la formación de la opinión pública que luego se extiende a través de los medios sociales. De hecho, la proliferación de fake news ha hecho mucho más importante la existencia del periodismo profesional y de los medios de comunicación como tales.

Pero, con excepción de las empresas o industrias en las que los riesgos de crisis son muy evidentes (petroleras, farmacéuticas, alimenticias, aeronáuticas), en el mundo corporativo todavía se piensa a la comunicación corporativa como algo prescindible, que sirve como gestor de “publicidad gratis”. De hecho, en muchas empresas las comunicaciones o los responsables de relaciones públicas todavía dependen del jefe de marketing.

Aunque sea obvio, no deja de ser importante señalar que las relaciones públicas y el marketing son especializaciones diferentes con objetivos, formación y procedimientos distintos. Si bien es cierto que la brecha entre ambas áreas se está cerrando rápidamente, también es real que, frente al creciente riesgo reputacional en un mundo cada vez más interconectado, las comunicaciones corporativas, o lo que comúnmente se conoce como el departamento de relaciones públicas, necesitan un lugar importante en la mesa de decisiones gerenciales y no pueden estar subordinadas al marketing.

Los riesgos reputacionales aumentan exponencialmente con la capacidad de la gente de poder acceder, generar y distribuir información, y está claro que la mejor crisis es la que logramos evitar. O, dicho en otras palabras, el mejor problema de reputación es el que no llegamos a tener.

Pero es crucial utilizar las prácticas de las relaciones públicas como un recurso de la alta gerencia. Que los gerentes entiendan que las comunicaciones corporativas existen no solamente para llevar un mensaje, sino también para escuchar lo que sucede afuera de la compañía. De esta forma, se podrá conducir la conversación que se lleva a cabo en la opinión pública hacia adentro.

El monitoreo continuo es el que nos permitirá prevenir, o al menos abordar a tiempo, muchas crisis de imagen.

Gracias a la función de las relaciones públicas, las empresas tienen la oportunidad de incorporar ese input, ese conocimiento de lo que a las audiencias les importa, en el momento en que se toman las decisiones. La gerencia debe saber de lo que hablan y discuten sus audiencias y lo que sienten. En este sentido, en un futuro no muy lejano, toda empresa deberá ser social, o no será.

Para decirlo de otra manera, las relaciones públicas ya no son solamente el parlante de la empresa hacia el mercado, sino que están llamadas a convertirse en los oídos de la empresa. Esa es la gran función y el gran desafío de las relaciones públicas en los próximos años.

Cada organización deberá encontrar el balance justo y el rol exacto de acuerdo con sus necesidades. No obstante, está claro que las fuerzas que están cambiando la forma en que nos comunicamos entre nosotros están forzando también a las empresas y a cualquier otro organismo a interpretar de una forma diferente lo que las relaciones públicas pueden hacer y cómo deben hacerlo.

Alberto Arebalos, vicepresidente senior en MileniumGroup

Por eso, el monitoreo continuo es el que nos permitirá prevenir, o al menos abordar a tiempo, muchas crisis de imagen. Si bien las crisis muchas veces son controladas, lo son a un costo alto y muchas veces pueden evitarse si quienes, por ejemplo, tienen contacto con el público fueran entrenados y capacitados en cómo manejar situaciones que potencialmente pueden afectar a la marca, como hemos visto recientemente en situaciones ocurridas en Starbucks. Después de un desastre de relaciones públicas, la cadena de café decidió entrenar a sus “baristas” en cuestiones de sensibilidad racial tras el incidente que terminó con la detención de dos ciudadanos negros en Estados Unidos que habían entrado a un local y esperaban sentados que llegara otra persona.

A la hora de tomar decisiones, quienes tienen que hacerlo deberían incluir ese input que provee el área de relaciones públicas. La manera de incluirlo es dándole al profesional de comunicaciones un lugar en la mesa de decisiones.

Desde el punto de vista de las relaciones públicas, esto también implica que sus profesionales tienen que estar a la altura de la función. Deben poder presentarle a la gerencia cursos de acción basados en datos y no en meras opiniones.

Esos datos hoy funcionan y son accesibles a partir del monitoreo online. Internet no sólo es un gran focus group, sino que además tiene la propiedad de funcionar las 24 horas del día los 365 días del año. Entonces, y como ya señalamos, es importante que hiperescuchemos. Las empresas deben desarrollar esta habilidad, deben hablar menos y escuchar más. Porque es obvio que, si no escuchan las palabras, van a terminar escuchando los gritos.

De esta forma, la función del profesional de comunicaciones tiene el desafío de dejar de ser sólo un mouthpiece de la organización para convertirse en un defensor de la audiencia. Las organizaciones ya no pueden funcionar aisladas dentro de su esfera, como si existieran en un vacío, porque en la medida en que lo hagan el choque con la realidad será cada vez mayor.

¿Cuál es el punto de partida para realizar una campaña móvil?

Por: Marko Erkic, Gerente de Infobip Colombia

Imagine que está a punto de lanzar una campaña móvil: ya tiene claro el mensaje y los objetivos que quiere alcanzar, pero olvidó actualizar la base de datos de números telefónicos a los que quiere llegar. En un país donde por cada colombiano hay 1,2 líneas móviles, de acuerdo al Ministerio de Tecnología de la Información y las Comunicaciones (TICs), es de esperar que las líneas cambien, se cancelen o que muchas personas cuenten con varias sim cards que estén rotando constantemente.

Al lanzar una campaña sin actualizar su base de datos estará palos de ciego tratando de apuntarle a “su cliente” sin saber si realmente está ahí, leyéndolo, escuchándolo – y de pasó, su empresa estará gastando dinero innecesario. Tan simple como suena, a muchos se les olvida: la base de datos actualizada es en realidad el punto de partida para desarrollar una campaña móvil. Si su organización sabe a quién está dirigiéndose y si a ese alguien efectivamente le llega su mensaje y si responde o no al call to action, será más sencillo determinar si en efecto su estrategia de marketing fue exitosa o si hay que realizar modificaciones.

Según una investigación de GSMA Intelligence, en una base de datos sin actualizar la cantidad de números móviles erróneos podría estar entre el 10% y el 40%, en pocos años dependiendo del mercado en cuestión y este es un margen de error muy alto.

La verificación de números, también conocida como HLR (Home Location Register) es un servicio de telecomunicaciones que permite comprobar el estado y la validez de los números de teléfono móviles, el país, la red móvil a la que estén asociados, entre otros. En Infobip proveemos este servicio y al tener cobertura  a nivel mundial, junto con sus asociaciones y presencia local, podemos verificar números móviles en más de 200 países y territorios en todo el mundo.

Para realizar la “búsqueda de números” y verificar su existencia se utilizan diferentes métodos. Uno es la búsqueda sincrónica (SYNC) cuando un cliente envía una consulta relacionada con una búsqueda de número. La otra es la búsqueda de números asincrónica (ASYNC) donde podrá enviar tantas solicitudes como desee sin tener que esperar la respuesta. Esto puede ser muy útil si la marca tiene una gran base de datos con números telefónicos o si tiene varias bases de datos.

Una base de datos actualizada es tan importante como el saber analizarla. Usualmente los datos de los usuarios dan claves para poder descifrar que porcentaje de respuesta y posible porcentaje de fidelización que se podrá alcanzar en una campaña, aun antes de haberla lanzado. Esto se logra gracias a la retroalimentación previa de los datos.

Los datos son la clave del comercio móvil. La precisión y la eficacia en las bases de datos ayuda a mejorar el retorno de su inversión y a realizar estrategias más acertadas. Por eso es importante recordar que en los datos la cantidad es tan importante como la calidad.