Colombianos prefieren televisores con acceso a Internet

Colombia, ¿un país digital?

De acuerdo con la Encuesta de Calidad de Vida*,, del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), para finales de 2016, 69,5% de los hogares de Bogotá contaban con una conexión a Internet, seguido por Valle del Cauca (57,7%), San Andrés (55,5%) y la región antioqueña (51,3%).

A su vez, la adquisición de dispositivos tecnológicos –tales como televisores, celulares, neveras o lavadoras- registró un incremento al cierre del año pasado. El televisor es el dispositivo con la mayor acogida en los hogares colombianos con una tenencia de 93% del total de las familias. En ese sentido, la encuesta destaca que 69,9% de los colombianos disfrutan de los servicios de televisión por suscripción.

Los resultados evidencian que la creación de un ecosistema o centro de entretenimiento, mediante la interconexión de televisores, dispositivos de sonido, tabletas o celulares, entre otros, son más comunes que hace unos años debido a diversas razones.

Empresas de tecnología como Samsung ofrecen en Colombia con un amplio portafolio de dispositivos que permiten interconectarse entre sí para tener experiencias de entretenimiento más completas.

Centro de entretenimiento en el hogar

El auge en la llegada de nuevas tecnologías, la posibilidad de conectividad y variedad de contenidos a través de diversas plataformas (apps) ha estimulado la adquisición de dispositivos inteligentes para el entretenimiento en el hogar.

Celulares, tabletas, teatros en casa y complementos de sonido (como barras), son los principales dispositivos que los colombianos conectan a sus televisores para crear una experiencia de entretenimiento superior.

“Queremos que, a la hora de ver televisión, cada colombiano disfrute de un ecosistema que maximice su experiencia. Ya no solo podrán disfrutar de una película, partido o serie, también podrán aprender un idioma, jugar en línea o disfrutar de un sinnúmero de aplicaciones, con calidad de imagen, conectividad y sonido superior. A eso denominamos un centro de entretenimiento del hogar”, asegura William Ponce, gerente de producto de Audio y Video de Samsung Colombia.

 Qué buscan los colombianos al comprar un TV

El tamaño, diseño y la conectividad a internet son aspectos que, por encima del precio, cobran fuerza entre los colombianos a la hora de comprar un televisor.

Según un sondeo realizado por Samsung en redes sociales, 77% de los participantes destacó que el tamaño de las pantallas influye en su decisión de compra, mientras, el acceso a internet directamente desde el televisor, sin ayuda de un dispositivo externo, es el segundo factor más atractivo a la hora de impulsar su decisión.

Del mismo modo, controlar el centro de entretenimiento (televisor, barra de sonido o home theater) mediante un sólo control remoto o dispositivo, la facilidad en el manejo del televisor, nitidez en la imagen y el diseño, despiertan el interés de las personas cuando ven el producto, por encima del precio.

* Encuesta Nacional de Calidad de Vida del Dane – ECV 2016. Marzo de 2017.

Video online o en TV: ¿compiten o se complementan?

Un estudio publicado por Zenith señala que en 2017 aumentará un 23% la inversión en publicidad de video online debido al alto consumo en el mundo, que pasó a ser de 39,6 minutos al día en 2016 a 47,4 minutos en 2017.

El consumo de video online cada año aumenta notablemente, y no es para menos; disponemos de avances tecnológicos que a diario se renuevan y mejoran no solo para visualizar contenidos sino para capturarlos, con calidades de imagen y sonido más altas, versatilidad en la forma, tamaño y diseño de dispositivos y facilidad de acceso a los mismos.

Así pues, el estudio ‘Online Video Forecasts 2017’ publicado por Zenith señala que en 2017 el consumo de videos online aumentará 20%, es decir en el mundo el índice de consumo pasará de 39,6 minutos en 2016 a 47,4 minutos diarios.

Por su parte en Colombia un reciente estudio realizado por Kantar Millward Brown (AdReaction) señala que el consumo de video es de 4,3 horas diarias, de las cuales el 68% es a través internet, es decir 2.9 horas. Esta cifra ubica a Colombia en el ranking del segundo país con mayor consumo luego de Nigeria.

Esta tendencia se debe a que, según lo señala Zenith en su estudio, la visualización de videos se ha incrementado en un 35% en los dispositivos móviles como tablets y smartphones, un promedio de 28,8 minutos al día frente a los 18,6 minutos que los consumidores destinan a la visualización de videos en aparatos fijos como Smart TVs, PCs y portátiles (presenta un crecimiento de apenas el 2%).

Por lo cual se estima que la inversión en publicidad en video online crecerá 23% en 2017, sumando USD 5.000 millones a los USD 22.200 millones invertidos en 2016; además se prevé que para 2018 y 2019 aumente 21% y 17% respectivamente, es decir representará un monto total de USD 38.700 millones equivalentes al 31% de la inversión total en publicidad digital.

No es una competencia

Sin embargo expertos del sector señalan que los estudios pasan por alto el hecho de que las personas actualmente son multipantalla y la industria televisiva toma los datos anteriores como una oportunidad para llegar a través de diversos canales usando Blended Marketing (combinación de medios offline con online). El diario El Tiempo.com publicó en 2016 un estudio realizado por la Comisión de Regulación de Comunicaciones (CRC) en el que se evidencia que el 25,2 % de los colombianos consume contenidos en diferentes medios a la vez, mientras solo el 2,7 % accede a la web para ver contenidos televisivos.

En este sentido Yanira Puy, directora de mercadeo para la región Andina, Caribe y Centro América de Turner, señala que “lo bonito [de esta transformación] no es ver [las plataformas online] como competencia sino como aliadas”. Así la industria televisiva está incursionando cada vez más en la estrategia de combinar medios online y offline pues los primeros permiten por un lado que las personas mantengan o dirijan su atención a la TV; y por otro que “la marca siga viva en otras plataformas y que el público siga consumiendo el contenido en diferentes canales ya sea en pantalla lineal o en plataformas online” indica Yanira Puy.

Precisamente las compañías proveedoras de televisión han centrado su estrategia de mercado y publicitaria en compartir contenido exclusivo y diferencial para TV, redes sociales (por ejemplo Facebook con su nuevo servicio Watch que incluye series de TV y espectáculos) y plataformas online, así como material para las dos líneas. Sin embargo se debe tener en cuenta que para cada medio el contenido es diferente, pues depende tanto del canal como del target.

Frente a lo anterior Yanira Puy señala que “uno de los principales problemas que algunas veces tenemos todos es creer que un contenido puede vivir en todas las plataformas y en el mismo contenido. [Además este] consumo depende de qué es lo que quiera la audiencia para todos los targets hay de todo un poco”.

Un ejemplo de lo anterior es la transformación que desde hace un tiempo está experimentando Turner respecto a la transmisión de series y contenidos: el año anterior se lanzó a través del canal de Youtube de Cartoon Network la serie digital Magiespadas y su éxito permitió que se publicara en TV, por lo que “vemos que antes el contenido de pantalla lineal pasaba a digital ahora sucede lo contrario”, más un complemento que una competencia.

Por otro lado, no solo es el contenido y el canal sino la oportunidad de discusión, ya que hoy en día las audiencias valoran las discusiones y el feedback que se origina en los medios online. En este caso las compañías tienen la oportunidad de interactuar con el público de diferentes formas, no solo compartir contenidos audiovisuales sino otros formatos que sean atractivos, actuales y relevantes. Por ejemplo, en Colombia la premiación de los Oscar, una de las galas más vistas, generó más de 440.000 interacciones en la Fan Page de TNT en Facebook.

Y esta estrategia no solo es funcional para ciertos productos televisivos, esto también es una gran oportunidad para que las empresas impulsen sus marcas con productos y servicios que pueden llegar a tener una gran acogida entre el público a través de las redes sociales.

Oportunidades de contacto efectivo

Esta es una gran oportunidad para que las marcas enganchen a sus clientes con contenidos exclusivos, personalizados, actuales y especialmente que les permitan aprender más sobre la marca y sus productos. Lo anterior se evidencia en el Estudio Micromomentos de Google, el cual señala que al 79% de los colombianos les agradan las compañías que ponen a disposición de los clientes videos explicativos sobre sus productos o servicios.

Aquí una estrategia que ha tomado fuerza y reconocimiento es la publicidad a través de los influencers – una persona reconocida por la credibilidad que genera entre el público o por la influencia y nivel de contacto con otros usuarios en redes sociales –, los cuales pueden impulsar una marca a través de sus opiniones respecto a ciertos productos o servicios.

Un punto que en esta estrategia es el que más se ha aprovechado es la figura de los Youtubers: estos se han tomado como un tipo de influencers y para muchas compañías han sido relevantes a la hora de impulsar sus marcas, productos y servicios por su reconocimiento y presencia en Youtube – canal al que en Colombia el 63% de los usuarios accede para resolver dudas e inquietudes a través de su smartphone – donde son un valioso punto de referencia para muchos usuarios. Y no solo aparecen en canales online sino en programas de TV, lo que incrementa su reconocimiento y muchas veces su credibilidad.

Por ejemplo, un influencer puede indicar al usuario cómo usar cierto producto o servicio, recomendarlo, dar su opinión respecto a su utilidad, beneficios, características, etc., es hoy en día una buena forma de darle un “pequeño empujón” a los clientes no solo a la hora de hacer una adquisición sino de comprometerse y confiar en la marca.

Por ello no desaproveche la oportunidad de fortalecer su marca e impactar a más usuarios a través de video, no solo en canales online sino offline, el cual es relevante para los usuarios y día a día cobra más fuerza.

 

México es el país con mayor consumo de video en América Latina

comScore presenta en México los resultados de Futuro Digital 2017, una investigación que mide las principales tendencias de consumo de los usuarios en todo el continente.

El informe observa que México es el país con mayor consumo de video en América Latina (alrededor de 280 minutos mensuales por usuario), seguido por Chile (270 minutos) y Argentina (240 minutos). Las cifras fueron obtenidas con la herramienta Video Metrix y corresponden al mes de junio de 2017.

Por otro lado, el reporte confirma el crecimiento en México de los dispositivos móviles en la preferencia de los usuarios, así como también de las conexiones multiplataforma. El 76% de los usuarios digitales mexicanos son multiplataforma o móviles, mientras que el porcentaje asciende a 93% en el caso de los millennials (usuarios entre 15 y 24 años).

A su vez, el consumo general de minutos móviles creció más del 400% en México entre  2016 y 2017.

En relación al uso de Desktop o dispositivos de escritorio, México ocupa el sexto lugar en el promedio de minutos por usuario, detrás de Argentina, Brasil, Uruguay, Chile y Colombia.

“El móvil es el medio de mayor proyección en el país, así como también a escala mundial. A esto debemos sumar el gran poder del video como herramienta audiovisual en los contenidos y las inversiones publicitarias. Es muy probable que estas tendencias crezcan a medida que los millennials sigan incorpándose en la población adulta, aunque también el Dekstop persiste como una plataforma muy importante en América Latina”, agregó Iván Marchant, Vicepresidente de comScore en Perú, México y Centroamérica.

Para descargar el informe completo Futuro Digital 2017, por favor ingrese en el siguiente link: 

http://www.comscore.com/lat/Insights/Presentations-and-Whitepapers/2017/2017-LATAM-Digital-Future-in-Focus

 

Inteligencia emocional y singularidad robótica, el futuro de los procesos de venta

Por Óscar Velásquez, Director de Digitex en Colombia

En el contexto de evolución tecnológica y adaptación al que hoy en día las compañías deben someterse, se nos presenta la oportunidad de adelantarnos y pensar en lo que será el futuro de las tecnologías que podrían dar pie a una continuación en la progresiva optimización de los procesos de ventas, como son la inteligencia emocional y la singularidad robótica en el servicio hacia el ser humano.

Para hablar de una futura inteligencia emocional en las máquinas es necesario asumir que las fases previas en la inteligencia robótica o artificial ya estarán perfectamente implementadas. La inteligencia artificial será parte de nuestras vidas y las máquinas o robots sabrán interpretar datos que originalmente podrían parecer inconexos.

¿Qué es, entonces, la inteligencia emocional? Una inteligencia aplicada a robots cuyas decisiones no estarán únicamente basadas en datos estadísticos, sino que sabrán evaluar las repercusiones que dichas decisiones puedan provocar en el ser humano y serán capaces de establecer una causa-efecto basada en elementos no estadísticos como la alegría, la tristeza o el bienestar general. Asimismo, tendrán la capacidad de poder tomar ciertas decisiones que podemos calificar como difíciles pero que se harán por el bien que reportarán.

Si tenemos un robot en casa que aplica sus recursos, como el conocimiento de datos estadísticos generales y nuestros cuadros médicos y físicos personales, puede llegar un momento en el que nos defienda de aquello que no pudiera ser beneficioso para nuestra salud, incluso de nosotros mismos. En este caso si se comportara con nosotros de una manera diferente a la que se comportaría con otros seres humanos, en similares circunstancias, estaríamos hablando de singularidad robótica.

Podríamos poner el ejemplo en el que todos nuestros electrodomésticos están ya interconectados y los seres humanos no tenemos que tomar decisiones rutinarias pues estas ya son tomadas por nuestros ciberamigos. Nuestra nevera podría tener la inteligencia para pedir toda aquella comida que nosotros le hayamos dicho que pida regularmente si los niveles, por ejemplo, de leche caen por debajo de cierto número de bolsas.

Las máquinas que harán dichas compras por nosotros utilizarán todos los medios a su alcance: desde precios comparativos entre vendedores, posibles ofertas, reputación y rankings de diversos establecimientos, comparativas en redes sociales, análisis de noticias que pudiesen afectarnos y no hemos considerado como situaciones socio-políticas o climatológicas; todo contará a la hora de cuidar de “sus seres humanos”.

Pero esto no solo se aplicará al cliente sino también al vendedor. La inteligencia emocional podría aprovecharse en una empresa en la que un robot-vendedor aplicará su “inteligencia” en un supermercado que vende de manera interactiva alimentos.

En este caso la robotización y los procesos de ventas se verían alterados para llegar de la manera más rápida a los usuarios finales. Los robots estarán diseñados para enviar los productos que más interesen a la empresa o enviar productos promocionales adicionales con la esperanza de que, en el futuro, dichos productos pasen de ser una bonita oferta gratuita marketiniana a un elemento que se convierta en futuras compras y parte de lo que sería la “lista normal de la compra”.

La Iglesia católica cuenta con poca presencia en Internet

La reciente visita del papa Francisco a Colombia genera revolución en todos los ámbitos sociales, religiosos y políticos, por lo tanto, Internet no es la excepción. La religión ha asumido a las TIC como un nuevo canal de comunicación para llegar a sus fieles y, además, como una oportunidad para transmitir sus mensajes a un público masivo, joven y más activo. Sin embargo, en Colombia esto aún no se ve reflejado.


A pesar de la fuerte presencia digital del Vaticano cuya página web cuenta con versiones en 5 idiomas (inglés, español, portugués, francés e italiano) y de la actividad en redes sociales del papa Francisco donde sus cuentas de Twitter en los diferentes idiomas ya alcanzan más de 30 millones de seguidores con 1.120 tweets realizados y en Instagram, donde cuenta con 4,5 millones de seguidores, en Colombia, la Iglesia todavía tiene una presencia casi nula en la web.

De acuerdo con el análisis realizado por Mi.com.co las iglesias, capillas y grupos dedicados a promover la fe católica aún no ingresan a la era digital. En la actualidad, Colombia solo registra 66 sitios web activos dedicados a este fin, un 0,12% de todos los dominios registrados por la compañía que ascienden a 65.290. Los resultados son bastante bajos si se tiene en cuenta que en el país hay 45,3 millones de católicos de acuerdo con la Oficina Central de Estadísticas de la Iglesia Católica.

Para Gerardo Aristizabal, gerente de Mi.com.co, la baja presencia de las iglesias o grupos católicos en Internet debe ser tomada como una alerta ya que “toda comunidad que busque difundir un mensaje, atraer seguidores o darse a conocer, debe tener presencia web. Para nadie es un secreto que Internet es la vitrina más grande del mundo para mostrar su labor. Las posibilidades en la web son infinitas y cada vez más accesibles”.

La era digital y la incursión en la web tiene el respaldo del papa Francisco. En declaraciones realizadas durante el 2014, el Sumo Pontífice indicó que “Internet es un regalo de Dios” y que “es algo verdaderamente bueno”. Lo que demuestra la intención de la Iglesia en promover su presencia y posicionamiento en Internet, cosa que en Colombia todavía no se ha desarrollado o implementado en su totalidad.

Por su parte, el panorama en las iglesias cristianas es más alentador. De acuerdo con el ranking de medición internacional, Alexa, que en 2014 presentó el listado de los sitios web religiosos mejor posicionados a nivel nacional, las primeras posiciones las obtienen comunidades cristianas. De acuerdo con el informe, cientos de religiones constituidas a nivel mundial han migrado sus ministerios a la web, con el objetivo de llegar a más fieles y lograr consolidarse en el universo digital.

El primer lugar del listado lo ocupa la Iglesia cristiana El Lugar de Su Presencia que cuenta con sedes Bogotá, Chiquinquirá y Plano (Texas), seguida por la Iglesia de Dios Ministerial de Jesucristo Internacional – IDMJI, la Iglesia Pentecostal Unida de Colombia, la Arquidiócesis de Bogotá y, por último, la Conferencia Episcopal de Colombia.

Los sitios web que registran en este listado se destacan por compartir información constante y de interés a sus seguidores. También, por generar contenidos atractivos en sus páginas y tener secciones como sala de prensa, publicaciones digitales, convocatorias, seminarios y demás actividades que realizan en sus diferentes sedes alrededor del mundo.

“Las iglesias y comunidades religiosas de Colombia tienen una gran oportunidad de incursionar y posicionar su presencia en Internet. Esto les permitirá encontrarse con actuales y nuevos seguidores, tener un acercamiento con sus audiencias y difundir todas sus actividades. Es necesario que aprovechen este canal de comunicación que en el país ya cuenta con 28.5 millones de usuarios” resaltó Aristizabal.