Las marcas ahora deben chatear en WhatsApp

Las marcas buscan estar donde los consumidores estén, de ahí que resulte muy relevante lograr entrar a las apps de mensajería. Chats como WhatsApp se han popularizado tanto que son la plataforma ideal, el dilema entonces no resulta en saber si se debe estar o no, porque la respuesta se cae de su peso, la pregunta para los marketeros es cómo lograr entrar.

La tarea no parece ser nada sencilla, la mayoría de las apps de mensajería no fueron diseñadas para promocionar marcas y parte de su éxito radica en dos factores, su privacidad y gratuidad, dos retos que deben ser analizados por los encargados de posicionar los productos. Si bien chats como WhatsApp nunca han abierto la posibilidad de vender espacios publicitarios, sus últimas movidas dan luces de que sus creadores están dispuestos a modernizar su aplicación, por ejemplo, la posibilidad de hacer transmisiones en vivo es un claro paso para abrir las puertas a la promoción publicitaria.

Pero las marcas no necesariamente deben esperar a que WhatsApp de el salto y decida abrir su plataforma a la publicidad. Ya se pueden emplear algunas estrategias para sacarle provecho a la masividad y al mismo tiempo segmentación de esta app ¿quién no tiene WhatsApp en el celular? Muy pocos dicen no ¿verdad? Ahora bien, se imagina poder llegarles a sus clientes o potenciales clientes de manera inmediata, en mercadeo eso es oro puro.

Ahora bien, lo difícil del asunto radica en lograr que su público objetivo acceda a que su marca llegue directamente al lugar donde solo sus amigos o conocidos llegan, su chat. Lo primero que debe hacer es tener una base de datos, claro está con el número de celular; segmente muy bien dicha base, no hay nada más aburridor que le invadan su espacio para ofrecerle algo que no se quiere. Hay que tener claro quiénes son clientes, que producto adquirieron, cuáles son potenciales clientes, profesión, edad, sexo, entre más información se tenga será más fácil crear un mensaje que no le resulte intrusivo.

Una vez se tenga claro el quien, dedíquese a preparar el cómo, haga un mensaje corto pero contundente, utilice imágenes, no se desgaste en mensajes cargados de texto, difícilmente las personas se ponen a leer pastorales y menos si estas son para venderles algo, empleé el humor, datos de interés, envía los mensajes si es posible uno a uno o si tiene muchos contactos hágalo con la herramienta difusión, evite por sobre todas las cosas hacer grupos, estos son inmanejables y el efecto puede ser contraproducente.

Recuerde siempre que WhatsApp no fue creada para enviar mensajes publicitarios, así que si hace envíos masivos lo más probable es que la aplicación bloque el número desde donde se envió, así que mejor seleccione unos pocos contactos que considere estratégicos y envíeles información que de verdad les interese.

Daniel Fernando Polanía Castro
Comunicador Social y Magíster en Historia
EDITOR REVISTA M2M
daniel.polania@legis.com.co
Danielpolania.wordpress.com
@danielfpolania

 

Publicado en Actualidad, Noticias, Opinión y etiquetado , , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *