Informe Tecnocom sobre tendencia en medios de pago 2016

Tecnocom y Analistas Financieros Internacionales (Afi) presentaron hoy en Bogotá el Informe Tecnocom sobre Tendencias en Medios de Pago 2016, la sexta edición de un estudio que analiza la evolución de los medios de pago en Colombia y en otros seis países (Brasil, Chile, México, Perú, República Dominicana y España).

El Informe destaca el crecimiento continuado del número de tarjetas en circulación en Colombia, especialmente en crédito, con un parque que en esta modalidad ha crecido un 80% en los últimos cinco años. Así, en 2015 se contabilizaron 36 millones tarjetas, distribuidas en 22,5 millones de débito (+7,9%) y 13,8 millones de crédito (8,4%). El número de operaciones de compra realizadas en Colombia en 2015 con tarjetas de débito aumentó un 13%. En la modalidad de crédito, si bien se registra un crecimiento del 7%, la intensidad de uso ha caído hasta 12 transacciones por tarjeta y año, situándose en mínimos en la región. Valorado en moneda local, el crecimiento registrado en pagos con tarjeta es del 8% y 11% respectivamente, si bien negativo (-24% y -22%) en valores dolarizados, por efecto del tipo de cambio.

Por el lado adquirente, Colombia registra las tasas más reducidas de la región en terminales punto de venta (POS) y ATM por millón de habitantes (6.787 y 317, respectivamente), además de un estancamiento en el número de corresponsales no bancarios (CNB), cediendo a Perú el liderazgo alcanzado el año anterior en ratio CNB/habitante.

Los directivos de medios de pago destacan el proceso de transformación digital y de mayor competencia impulsado por la renovada Directiva de Servicios de Pago (PSD2) en Europa y, más concretamente, por la apertura y acceso a las cuentas de clientes a los nuevos proveedores terceros, fundamentalmente fintech. Reconocen incertidumbre acerca de la futura convivencia del pago con tarjeta y el pago móvil de cuenta a cuenta basado en transferencias (faster payments). En España, la percibida sobreoferta de wallets digitales hace difícil prever hoy cuál será la solución mayoritaria, unido al hecho de que la adopción no está avanzando al ritmo esperado. La visión del sector en América Latina coincide en la necesidad de extender la terminalización TPV y adaptarla a NFC, incluida la integración en transporte público masivo y la apertura del mercado a nuevos operadores de adquirencia. También de mejorar el equipamiento de medios de pago habilitados para operar en e-commerce y en los servicios de la economía colaborativa.

El Informe Tecnocom 2016 incluye una novedosa investigación demoscópica realizada en colaboración con The Cocktail Analysis, de la que se extraen algunas conclusiones que inciden en la actitud y preferencias de la población bancarizada (con cuenta bancaria y/o tarjeta de pago) sobre el acceso y uso de distintos medios de pago electrónico, tanto en España como en América Latina.

Se constata la existencia de espacio para el crecimiento de la penetración de tarjetas, especialmente de crédito, en Colombia, donde un 12% de los bancarizados declara no contar con una tarjeta de pago asociada a su cuenta bancaria. Más aún, un 4% declara haber decidido dejar de tenerla, aludiendo a los altos costos del servicio y a la dificultad para controlar el gasto como motivos principales de rechazo.

La tarjeta de pago tiene un amplio espacio para afianzar su posición frente al efectivo, que todavía es muy importante en volumen de gasto de los colombianos. De hecho, uno de cada tres colombianos bancarizados paga todas sus compras cotidianas exclusivamente en efectivo, mientras que apenas uno de cada diez lo hace exclusivamente con tarjeta. El 34% de colombianos que no la utiliza nunca alude a la menor seguridad frente al efectivo como motivo principal. Una propuesta de pago con tarjeta que ofreciese atributos adicionales de seguridad contra el fraude animaría a hacer un mayor uso de sus tarjetas a más del 84% de los colombianos, la tasa más elevada de la región solo por detrás de México.

En contraposición, dos de cada tres colombianos retira dinero de ATM una o varias veces por semana, una de las mayores frecuencias registradas en los países analizados, solo por detrás de México y Perú. En relación al recurso a financiación con tarjeta de crédito, uno de cada seis colombianos reconoce haber recurrido a endeudamiento para poder hacer frente a sus deudas de tarjeta de crédito.

El Informe también dedica una atención especial al desarrollo de los medios de pago online y pago móvil. El 35% de los bancarizados colombianos nunca ha comprado online, mientras que el 29% lo hace todos los meses, mayoritariamente desde la computadora, pero cada vez más a través del Smartphone. Los medios de pago más utilizados para operar en este canal son la tarjeta de pago (55%), la transferencia bancaria (13%), contra-reembolso / pago en efectivo (11%) y otros (11%). Las compras en comercio electrónico alcanzaron los 4.100 millones de dólares en 2015 (+18%).

En relación pago móvil, en tanto la tarjeta es un dispositivo ampliamente usado y conocido, la preferencia por esta supera la opción del pago móvil (54% vs 35%). Si bien, el despliegue de equipamiento contactless es aún muy tímido en Colombia, donde apenas el 2% declara tener una tarjeta contactless y no hay declaraciones de uso.

La confianza en grandes almacenes, hipermercados, supermercados y el gran comercio online para la iniciación de pagos con cargo directo a la cuenta bancaria registra en Colombia un nivel intermedio (cerca del 60%), mayor que la disposición a autorizar el cobro directo en cuenta de impuestos (37%) y al pequeño comercio (31%).

La revolución de los medios de pago

 

Muchos procesos comerciales que demandan la presencia de personas, están siendo reemplazados por equipos automáticos.  La implementación de dispositivos automáticos para la recepción del dinero en efectivo, aumentan las posibilidades de nuevos negocios.

cash_codeLas nuevas costumbres que nos llegan cada día por los horarios extendidos de los comercios, limitaciones de acceso en áreas restringidas que requieren servicios específicos, ventas de certificados y muchos más, definen sistemas de pago en efectivo.

Inssa ha tomado la delantera en la distribución e instalación de medios de pago automáticos en diferentes áreas de negocio como parqueaderos, quioscos, máquinas de juego, dispensadoras automáticas, centros médicos,  entre otros.

Actualmente en Colombia se están comercializando tres marcas de dispositivos de medios de pago automático: Mei, Ardac y Cash Code, todas distribuidas por Inssa. Estos dispositivos electrónicos recolectan el dinero de manera automática sin necesidad de tener un operario encargado para esta función, llevando un control exacto del dinero que ingresa y con altos grados de seguridad.

Seguridad y respaldo ofrecen estos billeteros

El problema del cambio o del dinero “sencillo” desapareció con la implementación de estos receptores automáticos. El dispositivo cuenta con un sistema avanzado que procesa en cuestión de segundos el monto a pagar, el dinero recibido y el cambio que debe entregar. De este modo ni los usuarios ni propietarios, volverán a sufrir por no tener sencillo.

Además la probabilidad de recibir billetes o monedas falsas es mínima, gracias a que el dispositivo cuenta con una tecnología que permite reconocer la autenticidad del dinero.

Ahora las dispensadoras automáticas entregan factura

Por su parte, de acuerdo al marco legal y tributario, la Dirección  de Impuestos y Aduanas Nacionales de Colombia DIAN, ha reglamentado que: “para efectos tributarios, todas las personas o entidades que tengan la calidad de comerciantes (…), deberán expedir factura o documento equivalente, y conservar copia de la misma por cada una de las operaciones que realicen (…), Inssa revoluciona el mercado con el desarrollo e innovación de dispensadoras automáticas que generan factura para el usuario.

inssa“Para dar cumplimiento al marco legal, INSSA se propuso incorporar un nuevo dispositivo que imprime la factura, mencionó Javier Ossa, Gerente General de esta empresa que lidera en Colombia la implementación de soluciones que facilitan y rentabilizan la operación del vending.

El nuevo desarrollo consiste en la integración de una impresora de alta calidad que es controlada por el sistema ICS, que reproduce con éxito la transacción e imprime una factura de 4cm de ancho.  Así mismo deja en archivo un registro detallado para efectos de sustentación ante la DIAN y posibles solicitudes de garantía sobre los productos vendidos.

“Esta integración tecnológica se suma a las anteriores que conforman el ICS- Inssa Control System – como la biometría, el datáfono para pagos con tarjetas de crédito y débito, la telemetría y los monitores interactivos, dispositivos únicos que proponen las expendedoras vendidas por INSSA y que de lejos significan mayor rentabilidad para los operadores que las utilizan”, concluyó Ossa.